domingo, 30 de octubre de 2011

FEDERICO BALAGUER



Don Federico Balaguer es un hombre que se ha preocupado de los problemas de Huesca y ¡cómo ha insistido en sus escritos sobre el problema de las aguas!.Ha sentido los problemas de la sequía de su patria chica con más intensidad que los de su persona, intelectual pura con un cuerpo delgado, enjuto, seco, que recuerda el del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.
Don Federico me dijo que había, en cierta ocasión, editado el proyecto de   aprovechar para Angües, Sieso, Casbas, etc. el agua del río Alcanadre, del que nadie dice nada, pero sin embargo, Albasini ya habló del proyecto citado, según el cual, bajarían sus aguas al pantano de Calcón y en casos  de necesidad a causa de la sequía, a Huesca, ya que desde dicho pantano, descenderían con mucha facilidad al  de Vadiello, con lo que sería difícil que a Huesca llegara a faltarle el agua.
Este problema del suministro ya tienen previsto resolverlo en Zaragoza con el pantano de Yesa, en cambio en Huesca nadie habla de las aguas del Alcanadre para que esta ciudad deje de ser la pobre Huesqueta.
Y no es que en Huesca no haya habido gentes preocupadas por el agua, como se demuestra sólo recordando la figura del cura, natural de Bonansa, don Julián Avellanas y que ejerció su ministerio en Casbas de Huesca hasta que murió en Barcelona el año de l.926.Este sacerdote fundó a principios de siglo la Mútua  Ganadera, pero además creó un Sindicato Agrícola en el que en la Junta Local de Siétamo figuraba como secretario mi padre Manuel Almudévar.
Tuvo Mosen Avellanas grandes enemigos, pues sufrió un atentado del que se salvó  y se le hizo un homenaje en Graus, pero él siguió postulando en su periódico:"Urge industrializar la agricultura, se precisa que el agua de los ríos, fuentes y arroyos se convierta en carne mediante la praticultura, en leche, en lana, en queso, en cueros, y sobre todo en lo que vale más que todo eso junto... en pan ".
Con la muerte de Mosen  Avellanas, el año l.926,desapareció su Caja Rural, el Sindicato Agrícola y las Cooperativas por él fundadas. Después vino la República, después la Guerra, con las que desapareció la posibilidad de hacer los pantanos de Calcón y de Vadiello. Cuando esos pueblos se quedaron sin defensores ,se quedaron al mismo tiempo sin agua, porque mientras tuvieron a Mosen Avellanas tuvieron fe en Joaquín Costa, que dijo que si en España hubieran existido diez o doce curas como el de Casbas, ya estaría resuelto el problema del agua. Tanta fe tuvieron que en cualquier pueblo, como por ejemplo Angüés, dedicaron una calle a Joaquín Costa. Luego siguieron yendo a buscar el agua, hasta que se olvidaron del mismo Costa.
Hablé el otro día del pantano de Montearagón y de las Rogativas de San Victorián y hoy tengo que hablar de las Rogativas de San Urbez en Nocito, donde las están  celebrando los oscenses. San Urbez ha sido siempre un santo muy solicitado para que haga llover, como dice la canción que cantaban en Angües: "Hoy gran fiesta celebra la Iglesia, a Urbez los devotos con gran devoción, porque siempre que pedimos agua nos la da abundante por su intercesión".Entonces, cuando cantaban la citada canción iban desde los pueblos y desde Huesca a Nocito a hacer rogativas, tantas veces como fuese preciso, hasta que se producía la lluvia.
En Ola, hay una casa donde se guarda una losa en la que dormía San Urbez, y en cierta ocasión, ante la falta de agua lanzó su vara de pastor y ahí donde se clavó, surgió una fuente de agua, que todavía mana.
Como se deduce, con la ayuda del mismo cura, construyendo el   pantano de Montearagón y levantando la Presa de Pedruel de Albasini, no haría falta rezar con tanta humildad la petición del agua, como la rezaban en Nocito y que decía lo siguiente: "Agua pedimos, San Urbez -aunque no la merezcamos-que si por merecer fuera ni aún el agua que bebemos".
De todas formas, aunque no tan frecuentes, las rogativas seguirán siendo necesarias, porque sigue habiendo situaciones de necesidad, como dice aquel canto que en Nocito cantaban: "Los campos piden la lluvia-si no se van a secar.-El niño dirá  a su madre:-"tengo hambre, quiero pan".

lunes, 24 de octubre de 2011

Las ideas y las manzanas de Ballarín



Hoy me he encontrado con Ballarín y me he llevado una gran alegría, porque es un hombre de muchas ideas, entre las cuales resaltan las que le brotan de su manzanar o pomareda, que se encuentra frente a  Puendeluna. Sueña con tales frutas que lo hacen por un lado poeta y por otro un verdadero técnico de tales frutas. Al verlo me he acordado  de la poesía francesa, que dice así: “Je marche seul  dans la champagne. Que je me suis imaginé: les arbres sont de cathédrales”. Porque él marcha todos los días al campo, imaginándose que sus manzanos son catedrales, a las que cuida y pone sobre sus cúpulas redes de plástico que evitan los daños, que podía producirles el pedrisco. La historia del manzano asoma en la Epoca prehistórica, en que ya vivía el Malus Sieversi, del que se han originado multitud de manzanos que producen uno de los frutos completos y enriquecedores de la dieta humana, produce salud consumiéndola en fresco, pues tiene un ochenta y cuatro por ciento de agua, un catorce por ciento de glúcidos y es rica en vitamina E.  Pertenece el manzano a la familia de las Rosáceas, a la subfamilia de las Pomoideas y al género Malus. Polonia es la mayor productora de manzanas de Europa y España es la sexta. Se han introducido los manzano Golden Smouking,  la Golden Reinders, Royal Gala, Gramini y la japonesa Fuji,  entre otras y Ballarín  ya produce manzanas de dichas diversas clases. La Biblia cuenta que  cuando Adán y Eva estaban en el Paraíso, el título de fruta prohibida y su consumo provocó la expulsión del citado Paraiso. La mitología dice que Paris entregó a la diosa Venus una manzana de oro, de donde viene “la manzana de la discordia”. Ballarín goza mirándose en primavera las hojas de sus manzanos caducifolios, con sus hojas alternas, simples, de forma oval y bordes dentados. Sus hojas son de verde intenso por el haz y más claras por el envés. Cuando lucen los manzanos sus frutos admira en unos el color amarillo y en otros el contraste entre el verde y el rojo. Esa visión poética le provoca ideas productivas y sueña con terrenos que tengan un clima adecuado para el cultivo de los manzanos, pero hoy me he enterado de que también cultiva cerezas y melocotones  en Villanueva de Sigena, en su huerta  nueva y a donde me va a llevar esta misma tarde. El regadío le da desarrollo al árbol y él tiene aparatos que miden el agua que diariamente evapora la atmósfera y la repone con un riego por goteo.
En España no se progresa en la producción, como en Alemania o en Polonia con el cultivo de los manzanos, porque dice Ballarín “que los españoles no piensan en positivo, es decir que hemos visto como han dejado yermos sus huertos, porque dicen: ya compraremos las verduras y las frutas”. Del  fútbol, en cambio, dice: “que nos hace gozar el contemplar once hombres en canzoncillos, como si fueran medio desnudos, corriendo detrás de un balón, disputándoselo con otros once jugadores de distinto color”. Hay quien se retira de la vida productiva y sólo se ocupa de ver los balones y no les preocupa la producción que redime a los hombres que buscan el trabajo y a los alemanes y polacos, que con sus manzanos procuran a la humanidad los alimentos,  para no entrar en las crisis actuales.

jueves, 20 de octubre de 2011

Agujeros negros en la Tierra y en el Cielo




¿Qué es un agujero negro?. Según las teorías de Hawkins, es una región del espacio-tiempo, que es provocada por una concentración de masa en su interior. Ese cuerpo genera tal campo de gravitación, ejerce tal atracción que ninguna partícula se resiste a esa fuerza,  incluso los fotones de la luz son incapaces de escapar a su atracción.  Ese enorme poder material de la fuerza de atracción, no permite que huyan de él, ningún objeto,  ni siquiera la luz. De la misma forma que la gravedad de la luna hace subir las mareas de las costas, ese ser material  atrae a las estrellas y con su “boca” las destruye. A esa maligna  “boca”, la llaman agujero negro. Pero son tantos los agujeros negros, que se encuentran lo mismo en el cielo que en la Tierra, que se puede comparar la boca de un perro cazador, cuando con sus dientes sacrifica a un conejo o a una perdiz, con la  “evidencia de un agujero negro súper-masivo en el acto de desgarrar a una estrella y consumir una porción de ella”. En el mes de Febrero del año 2004, la NASA logró obtener la fotografía de la destrucción de una estrella por un agujero negro o una  boca maligna, de cuya existencia no nos hemos enterado hasta hace muy poco tiempo. El perro de caza destruía a otros animales para alimentarse y el agujero negro, ¿no hace lo mismo   para crecer, absorbiendo a las estrellas vecinas?. Los perros consumen las piezas de caza, sin ningún cuidado, en tanto que los observadores vieron como un  agujero negro, calentaba la estrella con que se iba a alimentar.  El medio para calentar la estrella  que iba a ser víctima, fue una poderosa  explosión  causada por el gas de esa estrella “calentado hasta una temperatura de millones de grados centígrados antes de ser devorada por el agujero negro”. Esta observación,  nos hace ver como los agujeros negros, calientan sus alimentos antes de consumirlos, de la misma forma que hacemos los hombres. ¿No servirán tal vez los agujeros negros para prohibir el paso de las estrellas y de los planetas por lugares peligrosos?. Y digo esto porque en una nota científica, narra esta aventura de un agujero negro, diciendo:”Esta desafortunada estrella simplemente estaba paseando en el vecindario equivocado”. Agujeros negros en este mundo han existido muchos y todavía quedan, por ejemplo los pasos a nivel sin guarda. Cuando en un paso a nivel falta un guarda, la negra boca de un tren, consume la vida del que por ahí pasa.   En  un eclipse solar del año 1919 se dieron cuenta de que la Teoría de la Relatividad de Einstein, les hacía comprender mejor el universo. Pero hace escaso tiempo se ha observado que los neutrinos, partículas tan pequeñas,  pueden pasar por la materia sin casi provocar colisiones. Ahora, dicen que los neutrinos de escasísima masa y de escasa interacción con la materia, dicen que se desplazan  con más velocidad que la luz. Si esto se demuestra, sería un golpe terrible contra la Física, ya que la teoría de Einstein, dice que nada puede superar la velocidad de la luz. ¿Seguirá funcionando la Teoría de la Relatividad de Einstein? Dicen que los agujeros negros se tragan también la luz y los neutrinos que  son más rápidos, ¿tendrán los agujeros negros dificultad para ingerirlos? Si los agujeros negros son un gigantesco WC, ¿quedarán los neutrinos como liberadores de las miserias del Universo?  Mis opiniones sobre esta cuestión son absurdas, pero los científicos están estudiando la realidad o el error de la velocidad de los neutrinos.
Rodeando la ciudad de Ginebra, pasa un túnel a cincuenta metros de profundidad y en él hay un acelerador de partículas, el más potente de cuantos se han construido. Pero hay científicos que son partidarios de no utilizarlo, porque tienen miedo a que ese acelerador provoque la aparición de un agujero negro. El fin de los científicos es volver a crear los primeros instantes del Universo, y así conocer la última estructura de la materia. La máquina es enorme y algunos la llaman “La máquina de Dios”. Los protones se harán circular en sentidos opuestos, para que colisionen a una velocidad parecida a la de la luz. Hay quien cree que la Tierra podría ser destruida, si ese aparato diera lugar a la creación de agujeros negros.
 Hay agujeros negros en el Cielo, en la Tierra y en todo lugar. Ahora vemos los del cielo con procedimientos astronómicos. Los de la Tierra están presentes en nuestras vidas, como vemos al perro devorar un conejo, igual que un agujero negro devora a una estrella. Están también en los Bancos, unos públicos y otros privados, que han puesto en peligro  que los hombres, la mayoría, mueran de hambre. Lo mismo puede pasar con la política y en cada aspecto de nuestra vida. No sé si fueron los agujeros negros los que hicieron desaparecer a los animales antediluvianos y los hombres de Neanderthal, pero todo puede  desaparecer, pues dijo el Señor:”Polvo eres y en polvo te has de convertir”. Da miedo la amenaza de destrucción de la humanidad, pero miremos al pasado lejano e inmediato y todos los humanos desaparecen o estamos a punto de hacerlo. ¿Por qué tenemos tanto miedo?  Es que los hombres tenemos un espíritu de amor colectivo y no queremos que desaparezca nuestra especie. Hawkins está con su cuerpo delicado y pide que los hombres busquen un planeta habitable para que puedan vivir en él, no sé si por los siglos de los siglos. El sabe que no podrá viajar a ese planeta de la esperanza, pero le duele ver que el hombre está amenazado con fenómenos de destrucción. No niega la existencia de Dios, pues dice que Él,  creó las reglas que rigen los movimientos en el Universo.
 Un grupo de estudiosos griegos dice que el asunto de los agujeros negros es apocalíptico y tienen razón porque si lees el Apocalipsis, nos damos cuenta de cómo  San Juan nos describe escenas que recuerdan las destrucciones que ejecutan dichos agujeros negros. El Señor es el principio y el fin del Universo y el hombre busca el secreto principio  de la materia desde sus orígenes. Lo busca por medio del acelerador de partículas, el LHC, que se espera pueda permitir aclarar ese secreto de la materia en sus principios. Yo, “sólo sé que no sé nada”, pero los biólogos estudian los haces de neutrones, que parece que a veces se identifican con la materia viva, porque tienen algo que ver con las moléculas de adhesión de las células neuronales.
¿Cómo se relacionan la materia y la energía? y ¿qué es el espíritu? Los biólogos ya se han fijado en las adhesiones de células neuronales. San Juan el Evangelista escribió el Apocalipsis, en el que define la actuación de los agujeros negros. Igual que un sabio definía el paso despistado de una estrella cerca de un agujero negro, los antiguos escritores, mezclaban sus acciones con los serafines, las trompetas y las fieras, como los leones o los monstruos. Pero, ahora, los astrónomos también representan figuras de Osas Mayores  y Menores, dragones y leones,  y llaman al acelerador de Basilea la Máquina de Dios, lo que aproxima al Creador con las criaturas. San Juan Evangelista en el Apocalipsis escribe: “  Vi otro ángel volando en el cenit, que tenía el Evangelio eterno para evangelizar a los que estaban sentados sobre la tierra, y a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo con voz potente ,temed a Dios y dadle gloria, pues llegó la hora de su juicio; y adorad al que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”…y otro ángel salió del templo, gritando a grandes voces al que estaba sentado sobre la nube:”Echa tu voz y siega, pues llegó la hora de segar, por estar ya madura la mies de la tierra”. “Y  el que estaba sentado sobre la nube echó su voz sobre la tierra, y fue segada la tierra”.
Dijo el Señor.”Yo soy el Alfa y la Omega, el primero, el principio y el fin” y para acabar con el Mal, en el fin del Mundo, profetizado por San Juan Evangelista dijo “derramó su copa en el aire, y de dentro del santuario salió una gran voz, procedente del trono, que decía: Es un hecho. Y se produjeron relámpagos, y voces y truenos y sobrevino un temblor de tierra, cual no le hubo desde que existieron hombres sobre la tierra, semejante temblor  igualmente grande”.
¿Qué es lo que va a pasar con los agujeros negros?.¿Acabarán con el universo, tal como es actualmente, con su existencia ? En el Apocalipsis, se hace un anuncio de los “tres  ayes”, que dice: “ y yo vi y oí un águila volando en el cenit, que decía a grandes voces:  Ay, ay, ay de los que habitan sobre la tierra, a causa de los restantes toques de la trompeta de los tres ángeles, que están para tocar”.

martes, 18 de octubre de 2011

La familia oscense de los Ponz





La vida nos va echando poco a poco de este mundo, pero cuando  crees que ya no volverás a ver a tus parientes y a tus amigos de tiempos ya pasados, un día,  el menos esperado, te encuentras con alguno de ellos. Por ejemplo, en este mes de Octubre, me encontré con Francisco Ponz González y ¡Dios mío, qué recuerdos trae a mi memoria su presencia!. Yo tenía en aquellos viejos tiempos, unos doce años y estaba de vacaciones y al acabarlas, tenía la necesidad de salir de Huesca, para regresar a Escoriaza, pero un absceso  brotó en la planta de mi pie derecho y me alarmé. Mi abuela Agustina, en cambio, confiaba en  don Mariano Ponz, lo llamó y él, como médico, ya entonces antiguo, vino en seguida a mi casa, sacó un bisturí y me abrió la piel, que contenía la materia purulenta, la hizo salir y me dejó como nuevo, de tal forma que ya no tuve que esperar ni un minuto para marchar al pueblo guipuzcoano, a seguir mis estudios. Don Mariano, en aquellos tiempos en que la elegancia era costumbre de muy pocas personas, él la practicaba, con su semblante, su chaleco, su chaqueta y los limpios zapatos que  soportaban su elegante figura. El sombrero se lo quitaba cuando llegaba al piso del enfermo y se lo ponía de nuevo al marchar. Su rostro era redondo, agradable y sonriente sin reírse con sonoras carcajadas, sino con un saber estar y pasar por la vida agradablemente. Su amabilidad la utilizaba con todos los enfermos que visitaba, pero la estimulaba, al acordarse de que era pariente de mi abuela, pues mi madre ya había muerto.  Yo me marché de Huesca, pero allá en Escoriaza, me acordaba de él  y cuando volvía de vacaciones, iba conociendo a su hijo, también médico y también llamado Mariano Ponz Piedrafita, que llegó a ser Alcalde de la ciudad de Huesca, así como a su simpática esposa Elisa Gonzalez Pedregal, con la que hablaba, cuando la encontraba por la calle o por el Parque: Yo le preguntaba por  su hermano el gran profesor del deporte entre la juventud y también me contaba las aventuras de sus hijos y de sus numerosos hijos y también de sus tres hijas. Me acuerdo especialmente del hermano pequeño, que hacía aventuras prohibidas con los pavos reales del Parque y a veces con las ocas. Me vino a ver en cierta ocasión hablándome de sus estudios. La más pequeña de las hermanas está casada con Abadías,  gran amigo mío, alegre y cuando me los encuentro me lo hacen pasar con gran alegría.

El Doctor Mariano, casado con Elena y padre de tantos hijos e hijas, era un gran amigo de mi cuñado Luis Tesa Ayala y cuñado del José María Lacasa, que también fue Alcalde de Huesca y amante de la música y del canto de la Coral Oscense. Se quedó viudo muy joven y su hijo recientemente muerto, me enseñó los instrumentos musicales, como los pianos, que todavía conserva su señora en el piso, también cerca del Parque. Mariano con su cuidado de la salud de muchos oscenses, de su actividad municipal en el Ayuntamiento, conservó siempre un buen humor. Bastaba ver juntos a él con José María Lacasa y mi cuñado Luis Tesa, para ver y escuchar sus risas,  producto de sus chistes a pesar de los trabajos, que a veces entristecen a los hombres.

Cuando yo tenía treinta años, estuve ejerciendo de veterinario en la Villa de Bolea y allí conocí otro médico, hermano del Abuelo que a mí me operó el pie. Era un señor, ya mayor, grueso, jubilado y que con su bastón se paseaba por Bolea. Tenía una hermana soltera que lo cuidaba y que era la bondad integra. Yo hablaba con ellos y acudí a su casa, donde me  invitaron a comer algunas pastas, acompañadas de buen vino de la tierra. Cuando murió su hermano, ella bajó a vivir a Huesca, colocándose en la Seguridad Social. Guardo de ambos hermanos un grato recuerdo, que  me hace pensar en la marcha desde este mundo al de más arriba. No sólo subieron ellos, sino su hermano Mariano, su sobrino e hijo de éste, de su esposa y de tantos otros, que vivieron en aquel chalet frente al parque donde reinaba la alegría .Ahora no hace falta preguntarle al jardín por todos los miembros de la familia Ponz, porque, sin hablar, sólo con ver su triste vegetación, se humedecen mis ojos. En Pamplona conocí a un miembro de los Ponz, que cuando me operaron,  acudió a visitarme a la Clínica Universetaria, donde él fue un hombre de gran prestigio. Fue compañero del Fundador del Opus Dei. De este hecho hace ya diecisiete años y ya sólo veía a la menor de las hermanas, que con mi amigo Abadías, tienen una casa de recreo al lado de la Ermita de Cillas. Por todos estos recuerdos,  agradecí a un hijo del Alcalde y Físico ósense, que un día del mes de Septiembre, me viniera a ver a Casa Almudévar de Siétamo. Yo me emocioné pero a él, se le puso un velo de tristeza en sus ojos, al recordar a sus antepasados y a sus hermanos.