martes, 17 de diciembre de 2013

A Ignacio Almudévar colegial en el convento de San Viator de Escoriaza.

Por Manuel Almudévar Casaus.

Torre Iglesia Parroquial Escoriaza.


Fondo de paisaje vasco
Paseo de los juniores
Entre ellos se encuentra Ignacio,
Dios le haga de los mejores,
Bajo paternal mirada
Del hermano Director
Unos descienden al valle
Otros suben al alcor.
Muy viva conversación
De juegos y de deporte,
Quienes hablan del balón
Quienes nombran el remonte,
Que si Chiquito o Ayala
El de Vergara o Atano
Son campeones de pala
O campeones de mano,


Pero suena por los valles
El toque de la oración
Y el maestro y colegiales
Rezan con gran devoción,
Dirigiendo el pensamiento
Cada uno a su región.
El alavés a Estíbaliz
A Vitoria y sus llanuras,
El guipuzcoano a Aránzazu,
Sus valles y sus alturas,
El vizcaíno hacia Begoña
Que nunca quiere olvidar,
El navarro hacia Javier
Y San Miguel de Aralar
Y el aragonés a Huesca,
San Lorenzo y el Pilar.
Unidos en santo anhelo
Los jóvenes corazones
Elevan su ruego al cielo
Por sus queridas regiones.                                     Escoriaza,Mayo de 1945.-


¨¿Cómo podré ver a Ignacio?
Que tan alejado está, 
Quisiera verlo esta noche
Y posible no será, 
Pero he tenido una idea
Para hacer realidad
Lo que es quimera y deseo
De mi pobre humanidad,
Y es rogando que su madre
Esta noche desde el cielo
Por permisión del Eterno,
Pueda bajar a este suelo
Y cuando Ignacio se encuentre
Rezando al Niño Jesús
En la Iglesia de Escoriaza,
Resplandeciente de luz,
Recoja su pensamiento
Y lo eleve hasta la estrella
Más alta del firmamento,
Y así mirando hacia arriba
Los veremos a
Los  dos,
Cuando rueguen por nosotros
En la presencia de Dios.
Y aquí, todos muy unidos
Con devoción y fervor
Daremos gracias al cielo
Por tan singular favor.                                                 24-Xll-1944                           

1 comentario:

  1. ¡ Cuanto amor desprenden los versos! , aparte del profundo sentimiento que desgranan , son preciosos y muy descriptivos , ahora entiendo la fluidez y la espontaneidad de tus escritos , los has tenido en casa desde tu más tierna infancia , en mi Castilla natal tenemos un dicho que dice " de casta le viene al galgo", que verdad es que la educación que nos dieron nuestros padres son nuestro futuro , ahora ya no se preocupan de enseñarles buenas constumbres , sentimientos hacia el prójimo , compartir con los demás lo que tu tienes , cariño y respeto a los mayores y no digamos del tema espiritual , parece que está "demodé" , pero enfín aún quedamos algunos , que nos empeñamos en transmitir a nuestros nietos la bondad que nos transmitieron nuestros padres y abuelos.
    Como siempre Ignacio , unos versos maravillosos , no te acostumbres a tanta lisonja , que como haya algún escrito en el que pueda hacer una crítica mordaz , lo haré , eso sí , con un mucho cariño.
    Un abrazo
    Rafael

    ResponderEliminar