jueves, 8 de mayo de 2014

“Respuesta de José Otín Nasarre”

Bierge ( Huesca )


He estado algunos días, preocupado por hablar con el Guarda Forestal ya retirado, José Otín Nasarre. Es un señor que lleva dentro de sí mismo, el recuerdo de aquella zona en que se abrazan el río Alcanadre y el Barranco de Mascún. Ha tenido su origen en Otín, donde vivía su bisabuelo e iba a su Escuela, con otros niños de Nasarre donde se admira su antigua parroquia, que ya no tiene fieles, que la usen para alabar a Dios, porque ya emigraron. Pero se sigue venerando dicha iglesia, de estilo “Románico de la Montaña” y elevada en el siglo XII. Otros niños de Letosa y de Bagüeste, acudían a la Escuela de Otín. Eran tres  las  casas  abiertas en Nasarre, a saber la de Campo, la de Laliena y la de Español. Estos días he visto a Leandro  Campo, cuya familia emigró a Barbastro y él a los veintisiete años, se fue a pastorear a Casa Otal de Ola. Todavía queda un recuerdo a Leandro,  porque en la casa donde nació, en la dovela de la entrada, está esculpida una bella flor.
No sólo amó José Otín la iglesia de Nasarre, sino que en Alberuela de Laliena, donde vivió con su familia, contempló  la iglesia también del siglo XII, dedicada a San Nicolás de Bari.
José Otín, el Forestal, completó la enseñanza primaria en Bierge, pues residió en la casa de sus abuelos maternos y en la iglesia de San Ferrtús, entonces desacralizada, pusieron un Centro Cultural, donde instalaron una televisión para todo el pueblo.
Ahora la iglesia o ermita se ha vuelto a sacralizar, colocando las pinturas románicas en el frontal correspondiente al Altar Mayor.
En esta primavera del año dos mil catorce, nos hemos reunido con Agustín Rufas, para celebrar su funeral y José Otín, con su escrito, nos cuenta las diferentes aventuras que ha pasado la iglesia de San Fertús. Escribe José Otín: ”Me conmueve gratamente que se forme conciencia del importante legado cultural, que nos dejaron nuestros ancestros, a mi juicio, no siempre conscientes de ello y es justo reconocer, que como el recientemente fallecido Agustín Rufas Otín, q.e.p.d., actualmente hay personas que trabajan para recuperar y conservar nuestro patrimonio religioso, histórico-artístico aragonés. Para mí la iglesia de San Fertús de Bierge, tiene un significado especial Yo completé la enseñanza primaria en Bierge, donde residí en la casa de mis abuelos maternos. En aquella época,  San Fertús era un Centro Cultural y allí estivo instalada la primera televisión para todo el pueblo. El día de San Fertús desde tiempo inmemorial, en la casa de mis abuelos maternos se celebraba  su fiesta con misa pagada a sus expensas, e incluso hasta que fue desacralizada la iglesia de San Fertús (ahora vuelta a recuperar para el culto religioso), repartían caridad en dicha iglesia, en la misa.
Yo admiro como han trabajado en la Diócesis de Jaca, con sus pinturas románicas, conformando un museo en su Catedral  y la importante labor desde tiempo ha, en conservar sus iglesias y ermitas de los pueblos, con emigración absoluta, un ejemplo está en la iglesia románico-serrablesa  del pueblo que fue de Basarán, ahora ubicada en la Estación de Esquí del Formigal, en el término de Sallent de Gállego”.

Al leer este artículo de José Otín, se siente,como lo siente él, un amor extraordinario a la tierra de Otín , Nasarre, Alberuela de Laliena y Bierge.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario