miércoles, 3 de junio de 2015

La Maestra de la “Fabla” Aragonesa





Ya es de viejo conocido, ¡sensible Maestra!, que la luna y el sol tienen “problemitas”. Tú representas al sol y los niños gitanos a la luna. Si esta afirmación la escucharan los incrédulos, acompañada por rasgueos de guitarras, tañidos por esas gentes de bronce, cuyos hijos rasgan tu sensibilidad exquisita, la comprenderían mejor. Los hijos de la luna a los que tratas de educar, no te hacen caso y además de rebuscar en tu bolso, han conseguido que su madre Selene, se ría de ti. ¿No la has mirado en una de esas noches en que está llena?, ¿no ves como “te s´arrigue” o más bien se ríe de ti?.
Ya sabes que esa cara, toda cara redonda, influye sobre las mareas, sobre la savia de los árboles y sobre la fermentación de los vinos y si tiene poder para agitar la mar inmensa, para dormir las selvas y para tornar bravío al dulce mosto, ¿cómo no va a extender su críptica influencia sobre un espíritu delicado como el tuyo?.Yo sé que si, pues en tu carta, me declaras que hacía muchas lunas.
Mides el tiempo con la luna,que es la reina de la noche, pero sabes que las libélulas van y vienen,giran,tornan,vuelan y revolotean sólo con la luz del sol y cuando asoma la luna con su sonrisa burlona, se posan en los carrizos y espadañas.
Sólo cuando sale el sol se tornan traviesas ninfas y “tremolan”,como si fueran las hojas del tremolino que nombras. Dos caras, una verde de esperanza y otra de plata lunera, muestran las hojas del árbol que tú llamas Tremolino y que según los latinos se llama, con elegancia,”populus trémulos” y en castellano lo citan como el álamo temblón.
El tremolino a cuya sombra te acoges,se parece mucho a ti¸una suave brisa hace a sus hojas temblar,”tortular” o “tremolar”, de igual forma que un ligero contratiempo te pasa del verde clorofilado a la plata misteriosa y turbadora.
Busca tu sol en la “fabla”, desmiente a sus detractores no con sabios argumentos, sino con tu propia luz, la luz de tu poesía, abandona lunas tristes, “las largas noches del alma”.
Saca a la luz tus poemas que son dulces como el mosto, que son como el agua fresca que besa peñas del río y no te mires la luna, que asoma como alcahueta corriendo velos de  boiras, para embrujar los poetas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario