viernes, 24 de julio de 2015

Dos niños Claudia y Dani, gozando de sus vacaciones



Esta mañana me he encontrado en la Lonja o Pórtico de la Iglesia de Siétamo, a la jovencísima Claudia y a su también joven amigo  Daniel, que más bien quiere que lo llamen Dani.
Legaron a la Lonja, hace un corto espacio de tiempo, montados en sus bicicletas de color negro,  ambas, pero que a pesar de su color estaba nuevas y con diversos adornos, que  las hacían atractivas. Pero  Dani no ha tratado de engañarme, manifestándome que su bici era nueva, sino que inmediatamente me ha aclarado que su bicicleta tenía veintiún años. Y yo quedé admirado al contemplar tan antigua y tan nueva bicicleta, preguntándole que como la habían transformado. Sencillamente,  me dijo que un tío suyo, tiene un arte mecánico maravilloso, que hace posible convertir una bicicleta antigua en una nueva bici,  alegre, coqueta, que circula por las calles de Siétamo, con una velocidad notable.
Pero su encantadora amiga Claudia, posee otra bicicleta, con su marca pintada en  su estructura, que dice Rockider, que por su nombre parece alemana.
Han parado los dos ciclistas a descansar de las pedaladas ,que han dado por las diversa calles , unas llanas y otras pendientes como duras cuestas. Su descanso en la Lonja ha durado poco, porque  he encontrado a la pareja de amigos, escalando  por los perpendiculares muros  de la iglesia. Parece mentira,  pero no lo es, que estos muchachos, hicieran  la gimnasia,  subiendo por esas paredes seculares. Y la niña,  que ya está empezando  con sus doce años, a ser mayor, desaparecía por aquellos muros y apareció de pie, levantando su mano derecha, como triunfante de un acto gimnástico.
Su bicicleta está comprada, hará unos dos años, pero con ella compite, con honor,  la joven amiga de Dani.
Están de vacaciones y van observando la Naturaleza de las piedras sillares que levantan la Iglesia, que según Dani está creadas por el Creador de sílice o arena.
Después de parar  sus bicis, acuden a la Biblioteca, en la que se recrean y se instruyen con distintos libros.

Pero no han terminado su tarea vacacional, porque han afirmado que esta tarde irán a nadar a la Piscina Municipal, donde juegan con el agua, que conserva frescos sus cuerpos y sus mentes.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario