lunes, 29 de febrero de 2016

Pablo



Santiago se había ya hecho mayor y por consiguiente había dejado de criar corvetas en el Castillo de San Luis, pero se había casado con Elena ,con lo que la suerte que Dios les dió, les trajo un hermoso niño ,al que pusieron por nombre Pablo. Era un muchacho encantador y por no dejarlo sólo en su casa, porque ellos tenían necesidad de ir a trabajar,le buscaron la compañía de una chica con la que se quisieron mucho, se llamaba Marta y lo sacaba de paseo por la Ciudadela de Pamplona. Pero, siendo aún muy pequeño iba al colegio, donde aprendía a jugar, a escribir, a cantar y a dibujar. En cuestión de dibujos destacó desde el principio, pues cogía una cuartilla y la llenaba rápidamente de hombres, de animales, de flores y de habitantes de otros planetas como Marte. Después los coloreaba y se hacía merecedor de premio. Efectivamente, pues en cierta ocasión pintó, aunque sólo tenía tres años y medio, dos aviones volando sobre unas casas, rodeadas de  árboles y le dieron el primer premio de su clase. Después su abuelo, lo enmarcó y sus padres lo colgaron en el dormitorio de Pablo. Pero no sólo jugaba, cantaba y pintaba, sino que iba con sus compañeros de colegio a lugares típicos de Navarra, visitando entre otros lugares Belascoain, donde había una casa, donde embotellaban agua; estaba dicha casa rodeada de  árboles, a los que los niños denominaban casas, debajo de las que se ponían a trabajar, porque como me recuerda  Pablo, allí había tierra. Sus amigos más íntimos eran Luis, Pablo  y David, con los que fuí a Belascoain y trabajaron como negros para hacer trampas, en las que esperaban que cayeran sus enemigos, entre los que uno muy peligroso se llamaba Ignacio. Gracias a Dios nadie cayó en la trampa.
Pero Pablo se estaba haciendo mayor de cinco años y el Señor le dió la suerte de tener una hermanita, a la que pondrían por nombre María y Pablo estaba  lleno de alegría, pues ya no se encuentra tan sólo en su casa cuando sus papás están trabajando y la quiere tanto que, no sólo la acompaña ,sino que incluso la lava, incluyeno el pompis, pues no sólo no le da asco, sino que se siente feliz de ver feliz a su hermanita y le prepara pasteles, pues coge manzanas, naranjas, fresas y danones, miga de pan y agua en un plato o en un tazón, después de partidos y mezclados todos los componentes citados, ya tiene preparado el pastel, que yo he probado y resulta exquisito.    Si, Pablo quería para su hermanita la misma felicidad de la que él había gozado con Marta en la Ciudadela, con Joaquina en Siétamo, con sus conejos, con su primita Belén, tan bien acompañados por su madre, la tía Paz; si, quería que fuese feliz como lo habían sido sus padres, su madre en Huesca y en Siétamo y su padre, también en Huesca y en el Castillo de San Luis con sus cornejas cascabeleras. Quería verdaderamente que su hermanita María fuese feliz con las muñecas como él lo era ahora con su fighter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario