miércoles, 21 de septiembre de 2016

Francisco Claver de Blecua


San Pedro Claver

Ibamos juntos con Francisco Claver, después de salir de la Biblioteca Pública, unos días antes de San Lorenzo y unos locutores de radio, nos preguntaron la impresión que nos producía este santo. Claver, enamorado del Alto Aragón, les contestó que : “San Lorenzo fue el primer santo de nuestra tierra, al que siguieron muchos más ,como San Vicente, San José de Calasanz  y mi pariente San Pedro Claver”. A continuación me habló de este santo, del que en la Compañía, el día de su fiesta, un jesuita hablaba a los fieles y les decía  que alguno de ellos sería probablemente pariente del santo.  Francisco Claver se sintió orgulloso de serlo, pero no dijo que él lo era, por no romper el silencio del templo. Pero esa inquietud sobre la vida de San Pedro Claver, le preocupaba y me dijo que por qué no escribía algo sobre dicho santo y  yo le contesté que procuraría hacerlo, pero ahora,  que ya es tarde para contentar a mi amigo, por haberse marchado de este mundo, todavía no he escrito nada sobre el santo.
Era Francisco Claver natural de Blecua, donde trabajaba la tierra, produciendo un vino tinto de un sabor , que ya los romanos apreciaban, pero su inquietud estaba en resolver las preguntas que la historia le preguntaba. Por eso, cuando se fue a vivir a Huesca, estaba casi siempre en la Biblioteca consultando numerosa cantidad de libros ,pero no sólo iba a la Biblioteca ,sino que hacía viajes a los archivos de Zaragoza, de donde venía, según me dijo mi pariente Víctor Oliva con fotocopias de aquellos viejos manuscritos, que hablaban de Blecua. Era este pueblo un centro de comunicaciones, Me decía Claver que la vía romana ,que por Tierz , Quinto y Siétamo,  iba a Alquezar, empalmaba en Abiego  con la vía que desde Alquezar, bajaba hasta Angüés y de allí se podía ir a Ilerda o a Zaragoza, pasando por Blecua. Claver fue el descubridor  de que el camino que pasaba por Blecua era el de Alquézar- Zaragoza, porque en casa Colás, le enseñaron una escritura en la que ponía que un campo de dicha casa limitaba con el camino de Alquézar a Zaragoza.
La autovía que ahora van a construir tuvo en cuenta la vía romana, que pasaba por Blecua. Se perdió la oportunidad y empezó el pueblo a disminuir su población. Le preocupaban no sólo las calzadas romanas, sino la sabiduría de aquel famoso maestro Cavero y Cavero, la hermosa fuente subterránea, el gran cementerio vasco-ibérico que se encuentra en una finca de la familia Gota, pero más que estos caminos de la Ciudad terrena, de la que escribió San Agustín, le preocupaban los caminos ,que nos llevan de esta vida a la Ciudad espiritual . A ello lo impulsaba su pariente el gran santo Pedro Claver, del que en un libro pone que es español, sin decir nada del Alto Aragón, donde viven muchos de sus parientes.

Hace ya bastante tiempo que no nos veíamos, desde que me recibió en su casa de Blecua, dándome,  además de un “vaso de buen vino”, una fotocopia de su enorme colección de escritos históricos. Allí gocé de la conversación instructiva y amable de él y de su esposa, que junto con su hija ,necesitarán consuelo, que lo encontrarán rezándole una oración a San Pedro Claver. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario