viernes, 12 de mayo de 2017

De la materia al espíritu o de la Guerra Civil al Monasterio de Sigena




¡Con qué facilidad se hunden los hombres y mujeres en la materia y con qué facilidad se elevan sus almas y sus corazones al espíritu!.  Y fuiste tú, amigo Eliseo, el que hoy, día uno de Febrero del 2010, el que, por un tiempo indefinido, transformó mi cuerpo material en un ser espiritual, todo gozoso de la armonía musical de aquellas voces, que cantaban en canto gregoriano :  ¡Ave, María, gratia plena!, al mismo tiempo que mis ojos contemplaban la belleza arquitectónica de diversos aspectos del Monasterio de Sigena y de sus pinturas, de un colorido que me hacía ver el cielo. Hace unos días, “contemplando la Sierra, que nos guarda del frío del Norte, me di cuenta de todas las cimas, que en ella se suceden y que nos indican a los hombres que tenemos, no sólo la materia, sino también el espíritu, que muchas veces desconocemos  y despreciamos”. Aquellas cumbres de la Sierra me aleccionaron para distinguir la materia del espíritu y me hicieron pensar en una cena que se celebró en el Restaurante “El Faro de Sepes”, situado en la Zona Industrial de Huesca. En aquel Restaurante, en una cena, se reunieron la materia y el espíritu, haciendo reflexionar  a los comensales, sobre el placer que sentíamos los hombres y mujeres con la materia de un cerdo guisado, a través de aquellos platos que servían en las mesas, los camareros .Aquella cena se convocó para auxiliar a las personas recogidas por los Hermanos de la Cruz Blanca. Tenía la cena, por tanto, un sentido espiritual, como la que reunió Jesús a sus discípulos en la sagrada Mesa, el día de la última cena. Estaba representado el espíritu por los Hermanos de la Cruz Blanca, allí presentes, y que buscaban recoger la “materia necesaria” para mantener a aquellos hombres y mujeres, que acogen en sus residencias, después de ser despreciados por la sociedad. En aquella caritativa cena .el cocinero del “Faro de Sepes”, nos hizo experimentar el paso de la materia al espíritu, por medio de las tostadas de paté casero, las del tocinico salado, el lomo de cerdo con salsa de manzanas, de tal manera que al consumir las migas, me acordé de rezar:”El pan nuestro de cada día , dánosle hoy”. ¿Quién me iba a decir a mí, que las cumbres de la Sierra, apuntando al cielo, me iban a enseñar el espíritu, que los simples camareros, nos mostraron en aquella cena de un cerdo , pero ,desde luego, cena sagrada.

Hemos pasado de la materia al espíritu, pero en tu pueblo, Sigena, fueron los que destruyeron el Monasterio,  los que quisieron tornar toda la Historia de Aragón del espíritu a la más execrable materia. Fueron tu padre y tu madre, las dos personas aragonesas y concretamente de Sigena, las que me abrieron los ojos para ver y aborrecer la revolución del mal. Tu padre fue un hombre de una enorme personalidad y tuvo en cuenta en su vida, así en Barcelona como en Huesca, de la materia y del espíritu, temas ambos de difícil concordancia, pues al ver tratar a un hombre sobre los trabajos manuales, piensa que ese hombre no cree en la otra vida. Pero yo vi en él a una persona que, aunque a veces pronunciara palabras fuertes, dentro de su corazón reinaba una gran sensibilidad. Estando en su casa, en la que guarda en piedra las armas de los Abarca de Bolea, encontradas por él,  me aclaró lo que significaba un cuadro pintado por él mismo y que representa la corriente del Río Alcanadre que pasa por Sigena, arrastrando los “testículos “, del caballo de Roldán. ¡Cómo une la historia de la Osca capital con la de Sigena, donde se alza el Monasterio de la Virgen del Coro!. ¡Cómo da explicación al espíritu de los aragoneses por medio de los testículos materiales, arrastrados por las aguas del río, igual que los revolucionarios,  por llamarlos de alguna forma, arrastraron el espíritu del pueblo y del Monasterio de Sigena, intentando convertirlos en asquerosas heces materiales!.

No es tan sólo mi testimonio el que tiene ideas del espíritu de Eliseo, sino que el año 1960, la última Priora  del Monasterio,  a saber Doña Presentación Ibars, escribía lo siguiente, refiriéndose a Eliseo y a Carmela, que la llevaron con la hermana Angelita,  a Barcelona:”Fuisteis buenos, simpáticos y caritativos con estas dos religiosas que jamás podremos olvidar tanta atención y desvelo. Infinitas gracias por todo,el Señor os lo recompensará todo, ya que nosotras no podemos. Angelita hace suyo cuanto digo yo y os saluda con afecto. ¡Qué buenos sois!”.

Tu madre, Carmela, como escribo en mi artículo “Villanueva y el Monasterio de Sigena”, está identificada con dicho Monasterio de Sigena, no sólo con su obra, sino todavía más con su espíritu. Está todavía identificada, a sus ochenta y siete años, pues sufrió un gran dolor por las profanaciones que sufrió, tantas, que casi lo destrozaron por entero, durante la Guerra Civil.

Cuando las monjas se dieron cuenta de lo que podía pasar y por desgracia ocurrió, escondieron varias piezas litúrgicas, en un montón de trigo que estaba encerrado en un granero particular, en presencia de la niña Carmela. Pero cuando sacaban trigo,  Carmela sufría, al considerar muy posible el encuentro de las joyas. ¡Cómo se acuerda del Monasterio!, porque entonces sólo tenía catorce años, pero todavía le parece que lo está viendo, tanto que se acuerda de que en cierta ocasión, llegó un mercader y le propuso a la Priora, doña Pilar Samitier que le vendiera la sillería de nogal, por la que le daría una gran cantidad de dinero y le pondría otra sillería nueva. Entonces  la Priora, exclamó: yo no quiero tener remordimientos de conciencia por haber hecho desaparecer una sillería que deba tener tantos años como el propio Monaterio. En el día de la Virgen del Coro, en el mes de Abril, acompañadas por el sonido del armonio, acudían a cantar las niñas del Coro de Villanueva, entre las que se encontraba Carmela. La tiple, doña Aurora Riazuelo,  esposa de don Julián Arribas, les enseñó la a cantar la misa de Perosi, para el día de San Juan. Al recordar dicha misa, exclamó doña Carmela: ¡era preciosa!, con varias voces, pues la primera voz era la de doña Aurora, la segunda la mía(es decir la de Carmela), la tercera formada por tres voces del Coro, de las cuales no me acuerdo en estos momentos de sus nombres y apellidos, aunque todavía las tengo en el corazón.

Al empezar a escribir este artículo, afirmo que fuiste tú, Eliseo, el que transformó mi cuerpo material en un ser espiritual, con aquel trabajo maravilloso que me mandaste por el Ordenador. Allí se escuchaban los sonidos tranquilos y místicos del canto gregoriano, interpretando el ¡Ave María, Gratia plena!, al tiempo que se veían surgir las imágenes del Monasterio y aquellas pinturas deliciosas,  recogidas en el mismo Monasterio.

En el Restaurante El Faro de Sepes, el cocinero, convertía la carne material del cerdo en “bocatti de cardinali”, que nos llenaban de ilusión y con su placer, convertían nuestra materia en espíritus. Esa cena recuerda la Ultima Cena de Jesús, que convirtió a los judíos más o menso cultos, en apóstoles.

En Sigena, fue diferente, porque aquellos a los que algunos llamaron revolucionarios, no eran cultos, sino discípulos de unas teorías, partidarias de los diablos, que querían convertir el espíritu en materia. Por eso se ven aquellas fotografías de los cadáveres de las monjas milenarias, sacadas de sus sepulcros, con lo que profanaban la Historia, la vida y el espíritu del Monasterio. 

Esa magnífica proyección de las distintas partes del Monasterio, resucitaron mi fe, igual que las cimas de la Sierra de Guara, que señalaban y todavía lo señalan, que el mundo es un compuesto de materia y de espíritu, como he podido comprobar en el comportamiento de tu padre Eladio, de tu madre Carmela, a la que he visto guisar un enorme pollo y la he imaginado cantando en el Coro de Villanueva de Sigena, a San Juan. Y en ti, Eladio, he comprobado tu amor a tus padres, a Villanueva de Sigena y a las monjas que conservaron la espiritualidad del Monasterio, desde 1188 hasta que los materialistas quisieron destrozar el espíritu de los hombres,  en este caso aragoneses. 

Entre tanto los acogedores de aquellos monstruos, siguen reteniendo multitud de obras de arte, procedentes del espiritual Monasterio de Villanueva de Sigena.


2 comentarios:

  1. MucHas gracias amigo Ignacio Almudebar
    Sigo con interes todos tus articulos de tu blog.Y cada vez que lo hago. Me sorprendo mas de tu prodigiosa memoria. Es increible de la cantidad de Historias que conoces de ahora y de entonces. de hace muchisimos años. Tienes un don o un privilegio de Dios, que has aprovechado para contar todo tipo y variedad de hechos, que sin ti, se perderian
    Pero mas me asombra, la facilidad tuya de pàrentescos familiares que manejas con gran maestria. Encontrando siempre algun apellido o familia que haces retroceder en el tiempo para asi, unirlo con algun ancestro tuyo.
    Y yo me pregunto, ¿ y a este Hombre, no se le acabaran los temas ?? Pero observo que no. Tu siges aunque ya tengas pocos litros de gasolina...
    Felicidades por ello. En cuanto a tu escrito, me parece como todos los tuyos, cariñoso, dulce, amable, cierto, conciso, y otros buenos adjetivos, que ahora no me salen a mi mente. Pues tengo, muchisima menos memoria que tu.
    Mi madre aun vive y acaba de cumplir sus 96 años. y esta desde hace meses en una Residencia, mejor atendida que en casa, con chicas de otros paises que aun poniendo mucha voluntad, y demasiadas veces pensando mas en final de mes, cuando cobraban y con demasiadas reivindicaciones, a medida que se iban haciendo fuertes en casa tambien se volvian reivindicativas bien asesoradas por nuestros inclitos Sindicatos. Ahora, con las buenas y efectivas profesionales con las que esta, nada que ver. Y ademas en su casa, la del monolito de los Abarca en nuestro jadin, Tiene cuatro zonas de escaleras, por las que dificiomente podia subir y bajar. Pues aunque esta muy guapa de cara, como siempre estuvo. su cuerpo, ya no le responde bien. y ademas, esta periendo la memoria de lo actual,que no de lo de hace muchos años. Y por lo que deduzco de tu texto, este lo debias guardar en el cajon, puesto que hablas de ella con 87 años.
    Y por decirte mas, no te has dado cuenta que en dos ocasiones me has cambiado mi nombre, Eliseo, por el de Eladio. Pero no pasa nada.Lo intentas corregir, y ya esta.
    Por correo postal, te enviare algunas cosas referidas a Sijena. y que espero que te gusten, Como a mi, me ha gustado mucho tu escrito, sobre Sijena y mi familia
    Muchas Gracias IGNACIO

    ResponderEliminar
  2. MucHas gracias amigo Ignacio Almudebar
    Sigo con interes todos tus articulos de tu blog.Y cada vez que lo hago. Me sorprendo mas de tu prodigiosa memoria. Es increible de la cantidad de Historias que conoces de ahora y de entonces. de hace muchisimos años. Tienes un don o un privilegio de Dios, que has aprovechado para contar todo tipo y variedad de hechos, que sin ti, se perderian
    Pero mas me asombra, la facilidad tuya de pàrentescos familiares que manejas con gran maestria. Encontrando siempre algun apellido o familia que haces retroceder en el tiempo para asi, unirlo con algun ancestro tuyo.
    Y yo me pregunto, ¿ y a este Hombre, no se le acabaran los temas ?? Pero observo que no. Tu siges aunque ya tengas pocos litros de gasolina...
    Felicidades por ello. En cuanto a tu escrito, me parece como todos los tuyos, cariñoso, dulce, amable, cierto, conciso, y otros buenos adjetivos, que ahora no me salen a mi mente. Pues tengo, muchisima menos memoria que tu.
    Mi madre aun vive y acaba de cumplir sus 96 años. y esta desde hace meses en una Residencia, mejor atendida que en casa, con chicas de otros paises que aun poniendo mucha voluntad, y demasiadas veces pensando mas en final de mes, cuando cobraban y con demasiadas reivindicaciones, a medida que se iban haciendo fuertes en casa tambien se volvian reivindicativas bien asesoradas por nuestros inclitos Sindicatos. Ahora, con las buenas y efectivas profesionales con las que esta, nada que ver. Y ademas en su casa, la del monolito de los Abarca en nuestro jadin, Tiene cuatro zonas de escaleras, por las que dificiomente podia subir y bajar. Pues aunque esta muy guapa de cara, como siempre estuvo. su cuerpo, ya no le responde bien. y ademas, esta periendo la memoria de lo actual,que no de lo de hace muchos años. Y por lo que deduzco de tu texto, este lo debias guardar en el cajon, puesto que hablas de ella con 87 años.
    Y por decirte mas, no te has dado cuenta que en dos ocasiones me has cambiado mi nombre, Eliseo, por el de Eladio. Pero no pasa nada.Lo intentas corregir, y ya esta.
    Por correo postal, te enviare algunas cosas referidas a Sijena. y que espero que te gusten, Como a mi, me ha gustado mucho tu escrito, sobre Sijena y mi familia
    Muchas Gracias IGNACIO

    ResponderEliminar