viernes, 27 de mayo de 2016

Homenaje a la mujer rural



Estuve hace unos días en la Ermita de la Virgen de Bureta, que se encuentra en el Monte de Fañanás y que desde Siétamo constituye un magnífico espectáculo contemplarla y más ahora ,que la han restaurado ,pintado y embellecido.
Ese pueblo de Fañanás ,que tiene un corazón enorme ,dedicó un fervoroso homenaje a las ancianas mujeres de este mismo pueblo y de todos los lugares vecinos, en el citado Santuario de la Virgen de Bureta, que es Madre de Dios y de los hombres y mujeres y Ama o Dueña de la convivencia  en el cielo y en la tierra. Para recordar a tales mujeres, mandó levantar el Señor Alcalde una  figura de mármol ,que representa a una joven mujer ,de rodillas y dirigiéndose a la Ermita de la Virgen ,le ofrece flores, con cuya imagen recuerda la ingenuidad  de aquellas mujeres de estos pueblos ,vecinos de la Virgen de Bureta, que dedicaron sus vidas ,no sólo a sus familiares y vecinos, dando sus vidas íntegras a cumplir sus obligaciones con aquellos que estaban a su cargo, a los que cuidaron y dieron el sustento durante tantos años, sino también se dedicaron al cultivo de la tierra, del pueblo y  al cuidado de la Virgen de Bureta.
Con este homenaje a las mujeres de ochenta años y más ,mostrasteis el agradecimiento a su labor humana ,que hizo de los pueblos un modelo de vida ejemplar y que, por desgracia ,va desapareciendo poco a poco.
Desde la cumbre donde se encuentra la Ermita ,se ve un hermoso territorio,”en que sus hijos...son los que quieren vivir en libertad” y sus hijas ,cuando eran mozas iban por agua a la “Fuente de Pepón” y es aquí donde se escuchaba”cantar las jotas de Aragón-ninguna tan verdadera-como la de Fañanás-que lleva el aire de la Sierra”.
Siempre cantan en Fañanás:”viva nuestra tierra-que no hay otra igual” y uno se queda convencido de dichas sonoras afirmaciones al contemplar el monte Anador , la Oliva,el puente viejo sobre el río Guatizalema ,con sus orillas pobladas de árboles y de setos, sus fuentes y sobre todo su Virgen de Bureta y bajo su gobierno e inspiración las actuales ancianas ,”dueñas de casa” y madres han mantenido dicho gobierno en dicho territorio de un modo agradable y modélico.
¡Qué bien guisaban aquellas mujeres a pesar de carecer muchas veces de alimentos, porque generalmente para comer hacían un cocido de garbanzos o de judías y para cenar escudillaban migas de pan para cocinar el puchero de las sopas y los garbanzos y judías iban acompañados con huesos rancios o con un trozo de tocino!.
Los años iban pasando y se iba mejorando la calidad de las comidas y la situación económica de las familias, pero estas mujeres ,que eran santas, lo han sido siempre, pues el otro día escuché a un hijo que hablaba con su madre y le decía:”si había pollo para comer ,¡los peores trozos ,para ti, mujer!;si había carne el peor filete también era para ti y si había poca, no era preciso apurarse porque tú ,¡buena mujer, no tenías ganas de comer!”.Lo que sucedía era que aquellas mujeres lo que querían era tenerlos a todos a su alrededor y no les importaba comer o no comerse un pastel .Nunca comían sentadas en la mesa ,sino que mientras los demás lo hacían ,ellas sólo  pensaban en servirles.
Estas señoras tienen y han tenido siempre el alma limpia y para ello se preparaban teniendo limpia su casa y llevando curiosos a sus maridos, hijos e hijas y para ello sabían fabricar el jabón con sosa, cortezas de tocino o sebo o con gorgas de aceite, recogiéndolas de las prensas ,donde se prensaban las olivas.
Me acuerdo de Turbidí y de su esposa, que recogían todo lo que encontraban, como leyendas ,historias y canciones de Fañanás y de su Virgen, de Silvestre Bara y de su esposa de Siétamo ,que tantos años y con tanta fidelidad guardó ,a través de la guerra las ovejas de mi padre y del señor Trisán ,que a pesar de sus dificultades volvió a Fañanás y que también ,durante la guerra ,le trajo a mi padre antiguos papeles familiares y me recuerdo de otros muchos ,como el que está en las Hermanitas, que tantas veces va a mirar por la iglesia de su pueblo y por la ermita de Bureta y del que sale en la Televisión, hablando de las flores que vende, en la Plaza de Santa Clara.¡Y me acuerdo de tantos otros!.
Nos hemos acordado unos instantes de las mujeres de nuestra tierra ,pero ya ,hace muchos años ,se acordó el aragonés Don Santiago Ramón y Cajal, del que ahora se está celebrando el centenario y que decía :”las mujeres tienen la misma inteligencia que los hombres, porque si no,¿cómo iban a transmitir las cualidades de la Ciencia ,el Arte y otras muchas ,a sus hijos?.Sólo falta que se reparta la enseñanza de un modo igualitario entre mujeres y hombres y entonces veréis los resultados”.Gracias a la evolución con que el Señor nos ha marcado el destino, ahora ya podemos contemplar mujeres en los gobiernos de los países, en los tribunales de Justicia, en las farmacias ,en los hospitales, en las oficinas, en el ejército y en toda clase de trabajos. 
En el único lugar de la sociedad en el que faltan mujeres es el campo y digo mujeres como esas ancianas homenajeadas, para que los labradores se animen a seguir practicando la agricultura y para que olviden aquella jota que dice así:”Señores la agricultura-está de todo abatida-si no rebajan los pagos-España estará perdida”.
¡Oh, Virgen de Bureta, te pido que hagas presente al Dios Todopoderoso, los méritos de estas ancianas ,comparables con las flores que te ofrece la muchacha tallada en mármol, para que a las dueñas de casa se les ponga un sueldo con su correspondiente retiro y traten de proteger a la Agricultura, para  que toda la Sociedad disponga de los alimentos en abundancia, procurando al mismo tiempo que los labradores tengan el cuidado del Medio Ambiente ,como objetivo principal.
Así podrán los hijos de Fañanás seguir cantando ,por los siglos de los siglos esta jota:”Viva Fañanás mi pueblo-y San Juan nuestro Patrón-con la Virgen de Bureta-digna de veneración”.

¡Oh Virgen de Bureta, te rogamos que tengas en cuenta los méritos de estas venerables ancianas, comparables con las flores que te ofrece la muchacha, tallada en mármol, que a las dueñas se les consideren los méritos de sus trabajos y que se apoye a la Agricultura, para que la sociedad disponga de alimentos en abundancia, procurando, al mismo tiempo, cuidar del Medio Ambiente.  Y así podréis los hijos y las hijas de esta tierra, seguir cantando, por los siglos de los siglos, esta jota que tantas veces habéis cantado y que así dice: Viva Fañanás mi pueblo-y San Juan nuestro patrón-con la Virgen de Bureta-en esta gran ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario