martes, 24 de noviembre de 2015

El hijo de una catalana, que vive en Huesca

Monasterio de Sigena (Huesca ).


Me he encontrado con un  oscense, que vive en Huesca, donde se jubiló de un cargo que dependía de la Hacienda Pública. Empezamos nuestra conversación y sus primeros comentarios, fueron aquellos que recordaba, de cuando iba a cazar a los Monegros.  Pero yo, que esperaba detalles divertidos y agradables, me sentí como avergonzado de lo que me contó, que: “le causaba dolor, vergüenza y una impresión que  atacaba su personalidad, cuando recordaba las visitas que hacía a Pallaruelo de Monegros o a Alcubierre, Villanueva de Sigena o a Sena, para comprar una tarjeta de caza menor, es decir de conejos, de liebres y de perdices”. Cuando llegaba a una de esas oficinas, por no llamarla guarida, salía  un aragonés  monegrino, que parecía  sentir tentaciones de hacerse catalán o “poseedor del dinero”, porque al ver llegar a un individuo del Alto Aragón, parecía que se le hinchaba el pecho y salía de la oficina, impulsando sus manos hacia el monte, como haciendo huir al cliente y le interrogaba, diciéndole: ¿a qué vienes tú aquí?, ¿no te das cuenta de que no posees el dinero que tienen los barceloníes?.”
El vendedor aragonés de tarjetas de caza, estaba perdiendo la generosidad de su condición aragonesa, pues se estaba apoderando de él, uno de los siete pecados capitales, es decir el vicio capital de la avaricia. No es que la avaricia sea un vicio particular de los catalanes, pues hay ejemplos de generosidad entre ellos, igual que ahora se ven catalanes a los que gustan mucho los intereses económicos del tres por ciento, en capitales no comprometidos, pues no debiéndoles nada a ellos, tienen que  cobrar, constantemente, intereses, intereses del 3%.
Pero existen catalanes de una generosidad inmensa, que en lugar de ser esclavos de la avaricia, son practicantes de la virtud de la generosidad. Pertenece Pau Gasol al Comité español de la Unicef. Ayuda a Haití, el País más pobre de la Tierra, protegiendo a sus niños. Pero su amor al prójimo se extiende por 150 países. Pau Gasol está inspirando un mundo mejor para los niños, con la grabación de una versión de una canción para los mismos.
 Los encargados aragoneses de los Cotos de Caza, se sentían mimados, como niños, por aquellos ricos catalanes, incluyendo entre ellos, a algún jugador del Club más importante de Barcelona, en aquellos tiempos. En aquellos lejanos años, había una buena amistad entre Cataluña y Aragón, porque aquellos catalanes eran ricos de verdad y los españoles de algunos de aquellos pueblos, no tenían ni agua corriente. Vivían algunos monegrinos de una “amistad limosnaria”. Entonces, también los catalanes se llevaron muchas obras artísticas del Monasterio de Sigena.  Entonces los pobres habitantes de pueblos como Pallaruelo, no pasaban vergüenza por tratar bien a los catalanes y de despreciar a los aragoneses, como el oscense licenciado de un Ministerio. Aquellos catalanes eran ricos y los monegrinos eran pobres, pero  se hacían felices unos a otros.
Pero, más tarde, aquellos catalanes, que venían a cazar, no eran todos “unos auténticos catalanes”, sino “Charnegos”, como  llamaban a los auténticos individuos nacidos en Cataluña y originarios de todas las regiones españolas. Los primeros “charnegos” de aquellos tiempos, no tenían dinero para ser los conquistadores de los Monegros. Tenían vergüenza, pero ahora que sus hijos, que ya han nacido en Cataluña, orientados por políticos, que tienen su origen en un “terreno dinerario” y están bien provistos de dinero, se declaran auténticos separatistas.  Antes les daba vergüenza ser llamados “charnegos”, pero ahora que ya tienen dinero”, se declaran auténticos separatistas”, olvidándose de que Colón, desembarcó en uno de sus viajes a América, en Barcelona, unida  en la Corona de Aragón.
Yo conozco  amigos, que conocen aquellas tierras  monegrinas, que  aman el arte, pues alguno ha estudiado  música en Barcelona y ha  practicado  estudios de pintura en esta ciudad.
Muchos de ellos aman a Cataluña, porque su madre era catalana y llevan sangre en sus venas. Yo creo que tienen motivos claros para sentir que son hermanos  de los catalanes, aragoneses y de todos los españoles. Yo creo que hay que amarse con todos los ciudadanos del mundo y entrar en la convivencia pacífica, con los moros del Norte de Africa y de Asia, para no romper su hermandad con el resto de los españoles.
 En estos momentos, muchos catalanes se sentirán además europeos, cuando se ha producido una auténtica guerra entre los europeos y los asiáticos, como casi ha ocurrido lo mismo entre cierto número de catalanes y el resto de los españoles. Los africanos del Norte,  muchos de ellos, ya se han hecho europeos, pero a los catalanes, dicen los europeos que no los admiten como tales, si no se reconocen españoles seculares.
Ahora que el Mundo busca el gobierno de países mayores, algunos catalanes, se introducen en la pequeñez de un País, que de una gran economía, está pasando a no tener dinero para pagar los medicamentos al pueblo llano.

 ¡Qué respeten el ferrocarril de Canfrán, que unirá a Marruecos y a España con toda Europa!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario