viernes, 12 de febrero de 2016

Huesca a su alcance



PRESENTACIÓN  de “Huesca a su alcance” por el Doctor Don Manuel Tomé. (Siétamo, a 4 de Mayo de 1997).
Me encuentro gozoso en estos momentos por presentar, aquí en Siétamo, mi pueblo, a Don Manuel Tomé Bosqued, como estudioso de la Informática; nacido en  nuestra capital aragonesa: Zaragoza, donde hizo sus estudios en el Instituto Goya y los superiores en su Universidad. Y llevó a cabo una tarea contraria  a la que habitualmente se suele hacer en Aragón, que es nacer en cualquier punto del Antiguo Reino y marchar a vivir a la gran ciudad, que algunos,  llaman con gran sentido de Humor, “Zaragón”, pero don Manuel hizo lo contrario, es decir nació en Zaragoza y se vino  a Huesca, donde, en el Ambulatorio del Santo Grial, ¡nombre tan oscense!, desarrolla su benemérita y científica actividad en la Seguridad Social. Y  aquí lleva viviendo veinte años con la muy simpática Reyes, con la que ha tenido dos hermosas hijas, a saber, Myrian y Paola, cuya vida, en Siétamo, llena de alegría las calles, cuando pasan por ellas, bien paseando o en sus motocicletas.
Pero este cambio de Zaragoza a Huesca, tiene un tinte más intenso, pues se ha construido un chalet en este pueblo, en la hermosa urbanización que se ha realizado, aquí enfrente, en una zona verde, de grandes árboles, con sus fuentes públicas y privadas, frente a este Bar y a la muralla, casi oculta por los árboles de la antigua Villa de Siétamo. Y es a esta villa a la que  quiere  honrar, presentándonos su obra informática  “¡Huesca…siempre a su alcance!.”
La informática se basa “en el conjunto de conocimientos  científicos y técnicos que  hacen posible el tratamiento automático de la información por medio de los ordenadores electrónicos” y el Doctor Tomé es un gran aficionado a la Ciencia y a la Técnica, pero como ha vivido veinte años en Huesca, siente la necesidad de recoger información sobre ella y su provincia, no sólo para los forasteros, sino también para sus mismos habitantes, que en algún caso estamos un tanto despistados de lo nuestro. En cambio el Doctor Tomé, observa todo lo altoaragonés y busca información en multitud de autores como Cayetano Enriquez de Salamanca, Alfonso Zapatero, Antonio Durán, Santiago Broto, sólo por citar alguno de los autores que han escrito sobre Huesca, pero no deja de lado publicaciones tan corrientes como la Guía Telefónica, la Cartografía de la Editorial Planeta, “imágenes fijas de las fuentes citadas y de recursos propios”. Y de esta serie de informaciones recogidas por él, saca todos los temas provinciales en su programa y no tenemos los videntes más que pedir datos concretos, por ejemplo sobre el Parque Nacional de Ordesa, pasando por Arguis, Benabarre, Gistain o sobre el Valle de Tena: y si queremos conocer el Aneto, el Monte Perdido o el del Turbón, no tenemos más que consultar el programa de nuestro amigo, como también podemos consultar sobre personajes como Manuel Bescós Almudévar, sobre los hermanos Azara, sobre Carderera, Costa, etc., etc.
Si queremos realizar un recorrido, como el que va de Benasque,  por ejemplo, no tenemos más que consultar el programa, como si lo que queremos es tener conocimiento de leyendas y costumbres. Pero,  al llegar a este tema, yo creo que se emociona en la costumbre aragonesa de la Jota, y, como aragonés no puede olvidar la copal que dice:”No sé que tiene la Jota-No se lo que tiene, madre- Que hace llora a los viejos- Y alegra a la gente moza”. Y a continuación de este profundo sentimiento, comienza a informar de la Jota en el Alto Aragón, a estudiar su geografía y el entorno con sus vestimentas, instrumentos, las coplas de picadillo y la historia de las mismas.
Y no olvida tampoco la Sierra de Guara, a cuyos pies nos encontramos los de Siétamo y los de la Sierra; se acuerda al mismo tiempo de la nacida en Zaragoza como él, y que vivió en los pueblos subterráneos de Siétamo y Casbas, Ana María Abarca de Bolea, escritora aragonesa del siglo XVII, barroca, como demuestra su “retraimiento conceptual” y que escribió un “Romance a Guara”, que dice:
“Ya se ha despertado Guara,- ya se ve a medio vestir-previniendo tocas largas- por la muerte del Abril.
Si habitas casi en los cielos-no tienes más que adquirir,-advierte que tus grandezas- mendigarlas tal vez, vi.
Lo mal que te paga el tiempo,-no quieras pagarlo en mí,-dando por paga a mi amor-mucho hielo que sentir.”
Observemos como Ana Abarca de Bolea, tía del Conde de Aranda, se queja de que “el tiempo le paga mal a la Sierra” y veamos, como ahora, se está recuperando su prestigio, como podemos ver en este programa del Doctor Manuel Tomé.
Ahora vamos a ver “Huesca…a su alcance”, pero yo sé que está investigando información, entre otras cosas, de la brujería, antigua y moderna, su relación con la lucha por el poder temporal, religioso, ateo y el contacto, que tiene en muchos casos con la Medicina.
Está la Sierra de Guara, hueca y llena de cuevas, a las que en aragonés las llaman “espelungas”.
El agua, la tierra, el cielo, estos tres bellos elementos están casados en Guara, la sierra de tres dientes, que preside nuestro Somontano y que hacen profunda mella en la identidad de sus habitantes, ”aserrín, aserrán, manzanetas de San Juan, unas vienen y otras van”. Pretende también con su Puntón, arrascarle la tripa al cielo y aunque no llega, el cielo mismo le manda boiras, que se le agarran, se amoldan a sus formas serranas y la mojan, al tiempo que la besan. A veces parece que las nubes quieren quedarse porque se “agafan” al Puntón, como envolviéndolo, como una ameba envuelve su alimento o como el rano o macho de la rana, se adapta al dorso de la rana, y más arriba el cielo se despeja azul, azul, azul… Y es que dicha Medicina es una Ciencia en la que los médicos usan la Informática, recogiendo datos que enriquecen su conocimiento de las enfermedades y que facilitan su tratamiento.
Precisamente la Radio hablaba hace unos días, que en Francia se va a hacer obligatorio el uso de la Informática en las consultas médicas, con los fines que acabo de citar; obligando al secreto de los nombres de los enfermos estudiados.
Se está dando en es estos tiempos una gran inquietud en la Informática, existiendo una Red de la misma, que se comunica con todo el mundo: la Internet. Para integrarse en tal Red, hacen falta algunos pagos y buenos ordenadores y conocimiento de lenguas.
La obra turística de Manuel Tomé, debía integrarse en la Diputación Provincial, con lo cual esta Entidad, podría dar a conocer Huesca por España, por Europa y por el Mundo entero, para que así como a Zaragoza la llaman Zaragón, Huesca no se quedase en HUESQUETA.

¡En hora buena, Don Manuel Tomé, por esta obra , que nos va a presentar!,

No hay comentarios:

Publicar un comentario