martes, 26 de agosto de 2014

San Román de Morrano, que desde Guara observa el Somontano



Siempre me ha llamado la atención el pequeño pueblo serrano de San Román de Morrano, que desde la sierra de Guara, contempla el Somontano. Conozco al señor Don Alfonso Buil Aniés, que ya de niño estuvo interno en los jesuitas de Huesca, para incorporarse en poco tiempo en el Monasterio de Veruela, cerca del Moncayo. Tenía catorce años y hoy con fecha de 2014, todavía vive.  Cuando llegó la Guerra Civil, tuvo que regresar, con catorce años, a su Castillo de San Román de Morrano, para salvar la vida de su padre, cultivándole la tierra.
A pesar de la dureza de esa tierra serrana, Alfonso Buil Aniés, desde muy niño,  acudía a la Escuela Nacional del pueblo vecino de Morrano, y desde 1875  estaba de Maestro el tío –abuelo de Ballarín de Velillas, que hoy cultiva extensas tierras de frutales. San Román de Morrano, domina con la vista la expansión del Somontano y yo mismo, con Joaquín Borruel Buil,  de casa Caborbaya de Siétamo, el día 23 de Agosto de este año de 2014, de setenta y nueve años de edad, pariente de los únicos habitantes que quedan en San Román, pues su abuelo se llamaba Francico Buil Calvo, estuve con él y con Pepe Ballarín, que goza ya de ochenta y seis años de edad.
Una vez en San Román de Morrano, fuimos a visitar a Manolo  Aniés a su casa, que se cerraba con una fortísima puerta de carrasca. Joaquín declaró que su abuelo salió de la Casa de San Román, llamada Casa Juanico,  y el “joven Pepe Ballarín”, se declaró pariente del culto Maestro de Morrano, como también lo es de los Ballarín de Velillas. Éramos tres hombres, ya mayores, que necesitábamos ver aquel paisaje serrano de nuestras familias y venía con nosotros mi sobrino Pablo, que, siendo estudiante de Cinematografía, parecía querer proyectar ese mundo, que se está yendo, poco a poco.
En la puerta de casa de Manuel Aniés, en la parte alta, estaban clavadas  dos patas de un animal de tipo cabrío, cazado en el monte y en la puerta vecina, donde ya no vivía nadie, colgaban dos garras de águila. Ya llevaban muchos años colgadas en las puertas, pues estaban muy desgastadas. Nos sacamos unas fotografías con Manuel Aniés, en el centro, nosotros alrededor, encima las patas del animal cabrío, debajo una piedra, en la que Manuel Aniés, había grabado su nombre y al fondo la puerta, que al preguntarle con que madera estaba cortada, nos dijo que con carrasca. Carrasca dura,  como la Sierra de Guara. Le pregunté a Manuel la categoría del título que acompañaba a los miembros de su nobleza y me contestó que en aquellos castillos, con varios apellidos Calvo, gobernaba el Título de los Señores de Aniés. Y Manolo Aniés, era el único Señor que vivía en estos tiempos en San Román de Morrano. Había que mirarlo con respeto.
Al salir por el mirador por el que se contempla el Somontano, alrededor de una Cruz de hierro, nos pusimos a contemplar el pueblo de Casbas con su Monasterio y el también pueblo de Sieso, donde se asentaron los Almudévar, que provenían de la Villa del mismo nombre. “En una Infanzonía del apellido Almudévar, se dice que sus portadores, fueron Señores de Aniés. pero el Señor Alfonso Buil Aniés,Calvo, Calvo,Villacampa,Pablo, Azlor y Blecua ya me dijo, hace dos o tres años, que él procedía del  Señorío de Aniés, también llamado de los Calvo”.  Manolo Aniés no estaba muy conforme con la posesión del título de Señor por sí mismo, ni por parte de Alfonso Buil Aniés. Mis antepasados, que según dicen los libros fueron Señores de Aniés, tampoco lo son desde hace muchos años. Alfonso es un hermano, entre varios, y dice que en su casa poseían una Infanzonía, ya perdida. Al buen Manolo por su apellido Aniés, no le cabe duda de que forma  parte  del Señorío de Aniés. En aquel trozo de Sierra de Guara, no queda riqueza para ser Señores y por tanto, son todos sus miembros poseedores de una dignidad Señorial.


Allí, alrededor de esa Cruz de hierro, estábamos varios hombres y un muchacho, mi nieto Pablo Adiego, poseyendo la dignidad de Señores, que nos había unido, para observar el Monasterio de Casbas, de donde fue Abadesa la hermana de Don Alfonso Buil Aniés. Esta María José Buil Aniés, inició los estudios con la Monjas de Casbas, acabando haciéndose Monja y llegó a ser Abadesa del mismo.”Como escribo en “Señorío de Aniés, en San Román de Morrano”, por las ventanas de la cara Norte del Monasterio, se veía  la superficie de Guara y el pueblecito de San Román de Morrano. Y la Abadesa María Jesús Buil Aniés, se lo miraba igual que en sus años de juventud, contemplaba desde su Castillo, el antiguo Monasterio”.
Desde San Román, daba la impresión de que Casbas, con su Monasterio y Sieso de Huesca, con los Almudévar, Claver, héroes en Huesca en la Batalla del Alcoraz y los Señores del reducido pueblo de San Román, estuvieron siempre unidos, cuando el transporte se hacía únicamente por caballerías. Pero la Sierra impide el paso directo desde Casbas y Sieso a San Román, por lo que desde Aguas, se pasa por Bastaras, Yaso y Morrano, hasta llegar a la carretera que sube al noble pueblo de San Román. Al marcar se pasa por el pueblo de Bierge en la entrada a la Carretera que va a Rodellar y al Brarranco de Mascún.
“Vicén Do Río en su obra de Infanzones Aragoneses, escribe que “Los Claver de Sieso: Don Miguel Claver (alias Valeta),  trasladó su residencia, (que estaba en la Alta Montaña), al lugar de Sieso de Huesca, para celebrar el matrimonio con Doña Violante, de la linajuda familia de los Almudévar….Celebraron entronques con las linajudas familias de los ANIÉS, Seral, Alamán,Monter y Viñuales”.
Miguel Claver, alias “Valeta”, descendiente de “Don Juan Claver, embajador de los Reyes Católicos y militar aguerrido, que gozó de la confianza del Gran Capitán”, tuvo como descendiente al citado Miguel Claver, alias “Valeta”, que fue a residir a Sieso, donde se casó con Doña Violante Almudévar en1515. Un nieto suyo que también se llamó “Miguel Claver, se casó con Doña Isabel de Aniés, hija de la familia de los opulentos SEÑORES DE ANIÉS, de SAN ROMÁN DE MORRANO, QUE TENÍAN SU RESIDENCIA EN EL CASTILLO”.
De Miguel CLAVER y ANIÉS, desciende Antonio Claver y Viñuales, que se casó con Teresa ALMUDÉVAR. Fueron padres de Manuel CLAVER y Almudévar,que se casó con Doña Jacinta MANCHO, natural de Torres de Montes.
De aquí salen los apellidos Almudévar, Aniés y Claver en la familia Mancho de Torres de Montes. Desde el pueblo de San Román de Morrano, en la sierra de Guara, se fueron mezclando las familias de los Aniés, los Almudévar, los Claver y los Mancho de Torres.
“Dicen que aquí se acaba la varonía del apellido Claver en el Casal de los Claver de Sieso, entretejida con la familia de Almuévar también de Sieso y con la de Aniés de San Román de Morrano”. Don José de Calver y López de Zuazo,ha escrito un tratado de la Familia Claver, con todas sus bodas y grandezas de sus generaciones, como la de San Pedro Claver ( combatiente de la esclavitud en Sudamerica) y de las batallas en el Mediterráneo, esculpidas en la parroquia de Sieso.
Aquí, alrededor de la Cruz de hierro, que está situada al lado del mirador, sobre su base de piedra, nos encontramos, contemplando la historia de la Sierra de Guara, a través del Monasterio de Casbas, donde no sólo fue Abadesa la hermana de Don Alfonso Buil Aniés, sino la escritora en castellano y en Fabla aragonesa Ana María Abarca de Bolea, tía del Conde de Aranda. Monasterio de Casbas. Eramos Joaquín Borruel Caborbaya,  cuyo abuelo nació en el Castillo de San Román, Pepe Ballarín,  pariente del Maestro que inició a Don Alfonso Buil Aniés, en su enorme  cultura, otro era yo mismo, Ignacio Almudévar Zamora, pariente de los Claver y de los de Casa ANIÉS de San Román de Morrano. Gracias a Dios,  también vino con nosotros, mi sobrino Pablo Adiego Almudévar, que es estudiante de Cinematografía y que encontró alrededor de esa Cruz, un maravilloso tema para filmar una película.
Se hizo el año 1730 por orden de Don Joseph Paul  y Abiego  y Almudevar y Doña Josepha Puyuelo Fernandez  de Eredia


Había dejado Pepe, con sus ochenta y seis años de edad, aparcado el coche, cerca de la Puerta enrejada del Cementerio. Nos paramos frente a ella y nos llamó la atención una gran Cruz de hierro forjado, de gran belleza, pero un tanto deteriorada por el tiempo y a su lado dos piedras, que señalaban la situación de otro que fue hermano de la humanidad, en el que no pudimos ver su nombre, ni sus apellidos.   
 La Humanidad tiene una vida pasajera y nos dimos cuenta al marchar de San Román y llegar al pueblo de Abiego. El ambiente era de una gran vivacidad, pues estaban muchas personas en la Piscina Pública y en la iglesia parroquial, de un aspecto maravilloso, desfiló una boda, que nos hace creer en nuestra continuación en la Tierra. Allí se unían el pasado y el futuro; el futuro con esa función matrimonial espléndida y al lado del escudo, estaba escrito en la piedra, con letra muy clara, lo siguiente: “Se hizo el año 1720.Por orden de Don Jospeh Paul y Abiego y Almudévar y Doña Josepha Puyuelo Fernández de Eredia”.
Estábamos en Abiego con los apellidos grabados de Abiego y Almudévar, que son los dos de mi nieto Pablo, que venía con nosotros. El nombre de Abiego es una palabra ibérica, que quiere decir “terreno profundo” y el terreno de Abiego, cerca de los Pirineos, y en lo profundo del río Alcanadre, es difícil de subir el agua al depósito del pueblo. Mi nieto se llama Adiego, que es una palbra equivalente a la de este hermoso pueblo. Hemos estudiado una pequeña parte de de la historia de esta Sierra y de su Somontano. Pero la boda que presenciamos nos infundió un optimismo en nuestros corazones y el encuentro del Abiego Ibérico del pueblo con el también Ibérico, que lleva por sus venas mi nieto, en Agosto de 2014, nos dio alegría y esperanza en el porvenir.

Nos marchamos del espectáculo y nos quedamos a comer en un Restaurante a la salida de Abiego y gozamos del optimismo de Pepe Ballarín, que todavía conduce maravillosamente, de la alegría de Joaquín Borruel Buil por haber visto en San Román de Morrano, la casa-castillo de sus antepasados y el gozo de mi nieto al ver sus dos apellidos en el escudo de Joseph Paul y Abiego y Almudévar.

1 comentario:

  1. Hola,
    Que linda historia!... Hoy, fui justamente a visitar San Roman con mi novia,... Vimos el Sr Manolo volviendo de su huerto con el cual charlamos un rato... El pueblo es esplendido, lleno de historia (ruinas, molino de aceite, iglesia, fuente/lavadero) y las vistas espectaculares... Su escrito es muy instructivo, y me alegro haberlo encontrado por casualidad. Gracias por mantener el pasado vivo!.

    ResponderEliminar