miércoles, 12 de noviembre de 2014

La Escuela de Siétamo, desde mil novecientos treinta y cinco hasta el año dos mil catorce.

Escuela Siétamo ( Huesca )


El edificio que levantaron en Siétamo, para escolarizar a sus niños y niñas, es de piedra y fue construido durante la Dictadura de Primo de Ribera. En él se ha desarrollado durante muchos años la educación de los hijos del pueblo. Llama la atención su aspecto arquitectónico, que presenta su fachada principal al Este y en su cara posterior, se extendían  sus patios de recreo, hoy, ambos convertidos en uno.  En su fachada, sobre dos puertas de entrada, se exhiben dos letreros,  ya antiguos, en los que en uno pone Escuela de Niños, en tanto que en el otro, se lee Escuela de Niñas. Entre ambas entradas, hay otra por la que se accedía, a los pisos en que vivían el Maestro y la Maestra. En uno de ellos se alojaba el Maestro don José Bispe, acompañado por su familia y en el otro la  Maestra   doña Justina Ayerbe, natural de Adahuesca.  Vivió varios años antes de la Guerra Civil y volvió de nuevo después de acabada,  a cuyas clases acudieron mi hija Elena y sus amigas María Jesús Arnal y Ana María Grasa. Antes de la Guerra Civil, asistimos a las clases de Don José Bispe, nada menos que el que llegó a ser Cardenal Javierre, con su hermano José María, sacerdote, periodista y gran escritor. En una fotografía, se ven a los lados de Don José  Bispe,  un hijo suyo, además de los citados, pasando por diversas edades  todos los alumnos,  hasta los más pequeños, como  mí  hermano Manolo, para acabar con el amigo mío, Rafael de Lasierra. En el recreo, con este ingenuo Rafael, nos recreábamos cultivando huertos,  a los que regábamos haciéndonos pis  en las acequias,  que con la tierra formábamos. A la Escuela de niñas, acudían antes de Guerra Civil, mis hermanas Mariví y María y sus compañeras de Siétamo. Las dos clases, la de los niños y la de las niñas, todavía son extensas y recuerdo, antes de la Guerra Civil, como se utilizaba la clase de los niños, como sala en la que se celebraban las elecciones democráticas. El amigo Graseta, escalaba por la columna férrea y redonda, que todavía se encuentra en el local, intentando subir en la vida, hacia arriba, cosa que no lograba, en aquellos crueles tiempos, ni sobre la columna redonda ni sobre la vida real, que llevó a los niños de Siétamo a la Guerra Civil. El niño de casa Sipán, que asistía a la Escuela, en un bombardeo, trató de esconderse con sus compañeros en el Valdecán, próximo a la Escuela y allí murió a causa de la metralla.
Hoy la clase de niños,  donde se hacían las votaciones, está convertida en biblioteca, que yo creo que dará a los niños y niñas, una cultura más humana.
Esa cultura humana es la que buscaban don José Bispe y  doña Justina Ayerbe, para los niños y las niñas.
 Yo escribí a mi primer Maestro Don José Bispe, la siguiente poesía: “Yo tuve en mi niñez un maestro poeta, vestido con prosaico guardapolvo, que guardaba su modesta ropa de ese polvo y de lodo pueblerino y vivía un poético vivir, que expandía poesía a los niños campesinos.”   
Pero el día catorce de Octubre de este año de dos mil catorce, me descubrió un niño de diez años, llamado  Marcos Guallar Rodríguez, que aquella poesía, que aprendí de mi primer Maestro Don José Bispe, todavía  ilusiona la vida de los hombres. Cierto día pasando por el Parque de Siétamo, vi a varios alumnos de la Escuela hacer deporte. Me acerqué a la Maestra y le leí una poesía. Ella se emocionó y me invitó a que al día siguiente, pasara por la Escuela y les recitara a los niños algún relato poético. Acudí a la clase y encontré a todos los niños y niñas, sentados frente a sus mesas y mirando al frente, donde se encontraba la señora Maestra.
Les recité alguna poesía, como la siguiente:”El hombre, ¡cómo goza!, viendo verdes  sus cultivos y fragosos sus árboles. El campesino afirma desde hace siglos, ¡qué verde es el agua!...Pero cuando gruesas gotas empiezan a caer, la tierra desprende un agradable olor a búcaro, el color de las sedientas plantas que se tornaba pardo, verdea como la “mantis religiosa”, al metamorfosearse cuando pasa de la paja al césped y ¡qué agradable sabor el del rocío para el ruiseñor, que lo toma de una flor, por la mañana!”. Estaban los alumnos haciendo trabajos manuales y en aquella ocasión, se trataba de una “mantis religiosa”, ¡Cómo se movía su sensibilidad  al comparar la dulzura de la poesía con la crueldad de la “mantis religiosa”, que sacrificaba la vida de su compañero!.
Pero el día treinta de Octubre de esta año de 2014, el alumno de diez años de edad,  Marcos Guallar Rodríguez, me trajo a  casa, la impresión que en su alma produce la poesía. Se explicaba de la siguiente forma : ”El señor Almudévar es un hombre muy sobrio. El se dedica a escribir y es escritor. A mi edad, el señor Ignacio Almudévar  tiene varios escritos perfectos, ya me alegraría yo de saber escribir así de bien. Da gusto verlo pasear por el pueblo. Él es un héroe de Siétamo.  Parece un niño, ¿cómo puede andar tanto rato, sin cansarse nada,¡ si será porque los héroes no se cansan!. Seguro que nadie logrará  ser como el señor Ignacio Almudévar.  Bueno , pero ahora  usted se preguntará ¿ pero por qué me ha hecho un escrito este niño?.  Pues la razón  es por  qué  ahora, me he enterado de que usted se va a Huesca.
 ¿ Quién pasearía así, sin cansarse?.   ¿Quién nos dará escritos?.  ¿Quién nos enseñará tantas cosas?, pues yo tomé ejemplo de su escrito sobre “La Caseta de los Pobres”.   
Desapareció ya la Caseta de los pobres, como desapareció de esta mundo el niño de Casa Sipán, cerca de ella, cuando huía de la Escuela, que estaba siendo bombardeada y que fue una de las víctimas de aquella cruel Guerra.
Pero al niño Marcos Guallart, actual alumno de la vieja Escuela de Siétamo, siente en su mente y en su corazón, la poesía y yo le contesto a él , que dice que soy escritor,con las palabras de Gustavo Adolfo Bécquer: ”¿Qué es poesía, me preguntas, mientras calvas en mi pupila, tu pupila azul ?. ¿ Qué es poesía, me preguntas?. Y tú me lo preguntas, y yo te digo:  “poesía eres tú”.                              



No hay comentarios:

Publicar un comentario