viernes, 18 de noviembre de 2016

El Bearn y Aragón

Moros sujetando la puerta de la Catedral de Oloron (Francia).
Olifante de Gastón IV en el Pilar de Zaragoza.


El Bearn ha convivido históricamente con Aragón, pues son dos países vecinos, situado el Bearn  al Norte de los Pirineos y Aragón al Sur.  El pueblo de Canfranc, con su estación ferroviaria  es el punto por el que  han pasado los habitantes de estos dos países. Esta vecindad les dio una colaboración entre el Bearn y Aragón, pues no sólo funcionaron los guerreros en la Reconquista, sino que también los individuos y las familias se comunicaban entre  Aragón y el Bearn  antes, no por el ferrocarril, sino por los caminos de la Montaña.
El primer vizconde del Bearn fue Centulo I en el año 866. El Bearn vivió unas veces la independencia, otras la sumisión a Francia, al poderoso vecino Aragón y a Inglaterra.
El vizconde más famoso (desde 1090 hasta su muerte en 1131, fue   Gastón IV, el Cruzado, Vizconde del Bearn, que era hijo de Centulo V, e intervino en la conquista de Jerusalén y también en la conquista de Zaragoza,  guerra que constituyó una Cruzada, dejando sus tierras en Zaragoza a la Orden del Temple. Este vizconde  dependía de los Condes de Aquitania, pero prácticamente fue casi independiente. En 1154, al Conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV (1113-1162), que se casó con la hija del Rey de Aragón Ramiro el Monje, Doña Petronila, lo hicieron  Regente del Vizcondado del Bearn, que quedó integrado en la Corona de Aragón durante un siglo.   
Su segunda dedicación a Las Cruzadas,  la vivió Gastón IV en España, participando  en la Batalla de Cutanda, en Teruel en 1120 y en una expedición que le hizo correr por Andalucía en 1125 y 1126.  En 1131 murió en manos de los musulmanes, que pasearon su cabeza triunfalmente por Granada. Tuvieron que esforzarse en recuperar su cuerpo, que está enterrado en el PILAR de ZARAGOZA, pero su cabeza, que le cortaron, ya no apareció más. En la Basílica del Pilar de Zaragoza, donde está enterrado su cuerpo,  se conserva su olifante, pero su cabeza,  nadie sabe  dónde  está.
He escrito que durante un siglo quedó integrado el Reino de Aragón con el Bearn, pero no fue sólo el hecho de quedarse unidos Aragón y el Bearn, sino que su historia ha sido paralela, pues el interés de Aragón y de los Reyes Alfonso XII y Alfonso XIII,  estimuló el deseo de comunicación rápida,  que siempre necesitaron  los Aragoneses y Bearneses. Fue el trabajo de levantar un ferrocarril muy duro, pues  en La Ilustración Española y Americana, se pueden leer las protestas que los aragoneses de más al Sur, que habían subido a trabajar en la construcción del ferrocarril. Entre otros obreros se encontraban algunos de mi pueblo de Siétamo
Después de la Guerra Civil, hubo un desprecio del Gobierno Francés a España, cuando cerraron el ferrocarril de Canfranc.  No hace mucho tiempo que algunos independentistas catalanes, quisieron olvidar el Canfranc, a pesar de haber participado en la política del Bearn  el catalán  Ramón Berenguer IV,  en 1150 .   Ahora se renueva el deseo de comunicar al Bearn con Aragón, y toda España sacará beneficio, desarrollándose Aragón, con más porvenir  y más participación en la política y el comercio mundial.
Parecía que estábamos pasando un período histórico “apagado” con la Historia del Bearn con Aragón. Pero parece que la figura de Gastón IV (Vizconde  de Bearn, desde 1090 hasta que murió en 1031), está resucitando el deseo de ejecutar el ferrocarril de Canfranc.  Este Vizconde Gastón IV, recibió  los títulos de Señor de Zaragoza, después de luchar en su  conquista de dicha ciudad para el Rey de Aragón Alfonso I. Además fue señor tenente de Barbastro, de Uncastillo y considerado ricohombre de Aragón.
Aljaferia (Zaragoza).

Gastón IV, que dominaba en el pequeño Bearn, fue dos veces un Cruzado de Europa: una en 1095, que fue un Cruzado en la Primera Cruzada, unido con el ejército  del conde Raimundo IV de Tolosa. Era un hombre culto pues fue capaz de crear y de dirigir, las máquinas de Guerra contra  los turcos. Dirigió la construcción de las Máquinas de asedio, a las que llamaban  “los castillos rodantes”. Fue capaz de entrar en la Ciudad de Jerusalén y muy humano,  porque trató de evitar las muertes del enemigo. Retornó al Bearn en 1101 y le quedó el brillante adjetivo de Cruzado.
Es curioso el hecho de que en el Bearn todavía queda algún pueblo que habla vasco y en Uncastillo, en tierras de Zaragoza todavía se enseñaba en la iglesia vasco, a principios del siglo XX.
Se habla todavía el  gascón u occitano en el Bearn y la fabla aragonesa de Aragón, que son unas lenguas del mismo origen y además el vasco se habla todavía en el Bearn y se habló en Uncastillo hasta principios  del siglo XX y en Ansó, Hecho,  Ayerbe y en la misma Osca, en la Feria de San Andrés del siglo XVI. Don Federico Balaguer lo tiene escrito en uno de sus documentos históricos.
Gastón IV se casó con Talesa de Aragón, vizcondesa de Montanes y prima del Rey don Alfonso I de Aragón. Ejerció una gran amistad con el Reino de Aragón, que era semejante al vizcondado  del Bearn,  en economía, lengua, tamaño y poder. En el siglo XII la pertenencia del Bearn como Bigorra a Aquitania,  fue más teórica que real, pues fueron más verdaderas las relaciones con Aragón. Cantulo de Bigorra se sometió al vasallaje de Alfonso I de Aragón en 1122 y Gastón siempre fue considerado igual por el Rey de Aragón. Ahora parece extraño que Gastón IV gobernara el vizcondado del Bearn,  como una potencia independiente, pero unida a Aragón
Aragón y el Bearn estuvieron unidos y por eso hay que procurar que lo  sigan estando,  haciendo una realidad el Ferrocarril del Canfranc, que unirá a Aragón con el Mercado Común.. El Papa Gelasio dio el carácter de Cruzada a la conquista de Zaragoza.
Parece mentira que la historia del Bearn y de Aragón consistiese en una unión de hermanos y que haya tardado tantos siglos en arreglar la comunicación entre ellos. Por ejemplo la terminación del ferrocarril del Canfranc.  Eran dos países y cuando das una vuelta por el Bearn, te  encuentras en Oloron en su catedral y en su entrada  a sus naves, dos moros de piedra, aguantando  el peso de una guerra entre moros y cristianos, igual que te encuentras en Zaragoza  el palacio árabe de la Aljafería. Pero se hablaba en el norte y en el sur la lengua vasca y  proliferaban el  Gastón y sus lenguajes derivados, entre el Bearn y Aragón. El clima era más fresco, sin ser más duro, en el Bearn y cuando llegas a Oloron, en el puente sobre el río, lucen flores frescas y bellas. Lo mismo pasa en Canfranc, aunque sus flores no son tan frescas. Y allí residen los recuerdos de un  País  dividido, pero con los apellidos, en uno y otro lado, iguales, que parece que los han querido tener separados, pero que ellos han convivido y se han amado. Estuve en un pueblo aragonés, cerca de Canfranc, llamado Aratorés, a cuyo molino acuden bearneses a moler sus granos y el grueso molinero,  no encontraba rivalidad entre Aragón y el Bearn. En Echo siempre han vivido niños que han ido a escuelas bearnesas. Por ejemplo los sobrinos de mi yerno  Miguel Lagrava, Hugo y Pablo han ido y van a la Escuela de Oloron. Esta es una antigua forma de educar a algunos niños de Ansó y de Echo. Cuando consideras el apellido Lagrava o Lagrave, te das cuenta de que estás ante un apellido del Bearn. Mi madre tenía como segundo apellido el de Lafarga o Lafargue y hay otros como Lafita o Lafite, Lalana o Lalane y Lapetra  que un hijo del famoso señor Lapetra, que fue Presidente de la Diputación, de Huesca, padre del famoso futbolista, me dijo que venía del Bearn y lo pronunciaba como Lapetre. Existen los apellidos Casaus, Casayús y Casasús, que vienen del pueblo bearnés de Casaux y de Montori, que también tiene su origen en Francia. El Bearn fue llamado  el “país de las canciones” y quedan los recuerdos de cantores como Larroque, Lafore y Lacarret. El poeta Navarrot (m1914), me recuerda mi viaje al Bearn, cuando ya los bearneses estaban trazando el ferrocarril  de Canfrac. Llegando a Bedous, decía.”Adieu plaine de Bedous, grande route  d´Espagne, a aydius sont les amours, gravisons  la montagne. Adieu plaine de Bedous, gave qui l´e sentier des amoureux est celui des chevres. Conduis- moi a mes amours, ruisseau que les lave”. A mí me emocionó pasar junto a Bedous  al lado del ferrocarril que estaban construyendo, este año de 2016, porque mis antepasados  eran nativos del Bearn  y contribuyeron a la reconquista de Aragón, veían brillar una nueva luz para Aragón,  dentro del  Mercado Común Europeo.                                                                       
En cierta ocasión recibí una revista de Saint Gaudens, en que pone que los bearneses se sienten más próximos a nosotros que nosotros a ellos. Basta recordar que nuestros pastores, cuando se juntaban con los del otro lado, se entendían en sus lenguas autóctonas, como se entienden los vascos de ambos lados del Pirineo o  con el gascón, o como lo hacen los catalanes con los de Perpiñán. En las montañas de los Pirineos existen los apellidos de Gastón o de Gascón, como el nombre del Vizconde de Gastón. Mi yerno Miguel Lagrava Gastón, lleva sus dos apellidos bearneses de Ansó y de Echo.
Yo mismo llevo el apellido de Almudévar, con el que mis antepasados abandonaron su apellido bearnés y se acogieron a  la Villa de Almudévar de la que fue un antepasado nombrado Alcalde. De este lugar se extendió por la actual provincia de Huesca, de Zaragoza y siguió por Valencia. Tengo un escudo de Almudévar de origen valenciano, que es casi igual que el aragonés. El pasaje siguiente lo he copiado de mi artículo “La lengua del midi, por Almudévar, bajó a Valencia” y escribe lo siguiente: ”El Rey de Aragón, Don Alfonso I el Batallador,en el pueblo de La Redonda  Almodóvar o Almudévar, antes de atacar Zaragoza, nombró como Bayle a un ciudadano, que se había distinguido en la lucha para conquistar Almudévar y le aplicó este apellido, equivalente al de Almodóvar , por su significado en árabe, es decir la Corona Redonda. Este apellido se conservó y todavía se conserva, no sólo en Aragón, sino también en Valencia. Este antecesor  de los Almudévar, Almodóvar y Almudéver, en Valencia o era aragonés hijo de los Almudévar con su verdadero nombre , nacidos en Francia, Estos Almudévar, en marzo de 1118, se pusieron en Ayerbe al mando de Alfonso I de Aragón. Pero no se acaba en Almudévar ni en Zaragoza este apellido, con el que sustituyeron el apellido francés, que traían de Francia, sino que continúa en  el Reino de Valencia, en tres formas, a saber Almudévar, Almodóvar y la tercera en Almudéver, procedente de la pronunciación de la lengua valenciana y lemosina”. 

Coincide con el escudo de casa Almudévar, pero con el apellido de ALMUDÉVER.

¡Cómo se mezclan las lenguas vasca y los dialectos con los romances de origen latino y cómo el castellano se va extendiendo por España y el pueblo , a veces, no comprende estos cambios!.
 

A casi todos los aragoneses se nos olvidaron estas relaciones de igual origen, y hasta hace unos pocos años, no nos hemos enterado de que en el PILAR de Zaragoza yace el Vizconde Gastón del Bearn.
Ese silencio sobre la verdadera Historia de Aragón, ya se está abandonando, pero ha traído malas consecuencias sobre nuestro desarrollo.
Hasta hace muy poco tiempo no han hecho a Aragón caso de su Historia y ahora ha sido el mismo Bearn, el que ha iniciado la reconstrucción del Ferrocarril que cruza la frontera hasta Zaragoza, cuando los políticos catalanes, querían unir a Cataluña con Francia por la orilla del mar Mediterráneo.
En la Revista aragonesa de la Villa de Almudévar, aparecen escritos en fabla aragonesa, emparentados con el patués. Estos escritos recuerdan la influencia lingüística que existió y todavía existe el bearnés, el lemusín, la fabla aragonesa  el vascuence y la integración en Valencia de la lengua del Bearn. Los tiempos han  influído  en la casi desaparición de algunas de esas lenguas, como se ha comprobado con la Fabla Aragonesa, que ahora se está fortificando en Aragón  y la renovación de otras como el catalán.
Esta mezcla de lenguas, en Valencia, escribe “El libro de la Biblioteca Valenciana de Don Justo Pastor Fuster, publicado en 1827,que contiene los autores valencianos hasta 1700, al llegar en el número 1571, aparece Onofre Almudévar. Escribe Don Justo Pastor Fuster que el citado Onofre “se llama Almudévar…En Ximeno, tomo I, pág, 158, col. 2, se le llama malamente Almodóvar, siendo así que en el prólogo que hizo a “Lo Sompni de Joan  Joan y en la “Brama dels llauradors”…con una discreta prefación, se llama Almudéver”
Onofre Almudévar era impresor, editor y poeta en la lengua valenciana. Timoneda lo nombra en su “Sarao de Amor” y  Gil Polo en su “Canto de Turia”, con estas palabras:”Aquel a quien de derecho le es debido por su destreza un nombre señalado,-de seis sagradas Nimphas conocido;- de todos mis pastores alabados- hará un metro sublime y escogido.- entre los más perfectos estimado:-éste será Almudévar, cuyo vuelo- ha de llegar hasta la suprema cumbre”. J. P. Fuster lo nombra como Almodóvar. Dice que escribió una instrucción para participar devotamente en la Santa Misa. (Valencia de Gabriel Ribas, 1671).
Todas las lenguas merecen un respeto y todas merecen ser respetadas, pues todas dependen del Creador. El valenciano fue mal juzgado, pues el Catedrático Antoni Ferrando dice que el trato de “lenguas bárbaras y salvajes”, no iba contra el  valenciano,  ”sino contra el vasco y otros hablares rústicos que había en la Península”. “Yo creo que ninguna lengua española merece ese trato, porque en Aragón se encuentran unas dieciséis veces el nombre de Xabierre, vasco –ibérico, como en Navarrra se encuentra Xavierr y en el pueblo aragonés de las Cinco Villas, llamado Uncastillo y en Huesca hasta 1700, se hablaba bastante en vasco.
 El francés Gastón IV del Besrn fue nombrado Señor de la ciudad de Zaragoza, como compensación a sus esfuerzos, como se hizo con el Bayle de Almudévar. En 1131, murió en Zaragoza Gastón IV. Y más tarde, en 1561,”Onofre Almudévar, acusará a sus compatriotas valencianos por la renuncia de los escritores a usar la lengua autóctona”.
En Zaragoza, se lee en un escrito que un hermano de Onofre, vivió en Zaragoza muchos años. Por esta ciudad pasaron los bearneses a Valencia y también dejaron “fablas” que venían del Bearn e iban a Valencia. “Ahora hay muchos valencianos que no quieren ver desaparecer el valenciano, con más éxito que los aragoneses, que comprobamos cada día la mengua de la Fabla Aragonesa, con la desaparición de pueblos enteros en el alto Aragón. Yo mismo, con ochenta y seis años he comprobado en los labios de los hijos de Siétamo, la desaparición del total de las conversaciones en Fabla Aragonsa, acompañando a también a la casi total desaparición de los pueblo del Alto Aragón. “En 1561, el escritor valenciano Onofre Almudévar acusará a sus compatriotas valencianos de ser “ingrats a la llet que habeu mamat y a la patris ou son nats”, por la renuncia de los escritores a usar la lengua autóctona. “En mi artículo La lengua del Midi, hay muchos valencianos que no quieren ver desaparecer el valenciano, con más éxito que los aragoneses, que comprobamos cada día la mengua de la Fabla Aragonesa, con la desaparición de pueblos enteros del alto Aragón”.
“La Historia habla de la influencia de las lenguas del Midi Francés  en las del Este de España, de cómo fueron viniendo las citadas influencias a España, a través de los Pirineos por las conquistas de Huesca, de Almudévar, de Zaragoza y de –Valencia. Cuando uno se da cuenta de de que su apellido viene de esas conquistas como el mío el mío y en Valencia se mezclan los Almodóvar, los Almudévar y los Almudéver, se pone a pensar en Onofre, de tales apellidos, dotado de su poesía, defendiendo el valenciano para que se utilice igual que el castellano y en uno mismo, cuando escribí, imitando a mi padre Manuel Almudévar, la obra en Fabla Aragonesa: “Veyendo chirar o sol”.
La Historia está llena injusticias entre los hombres, de incultura, de sectas, de religones, de invasiones, de lenguas y de luchas. Resulta por un lado meditar sobre el Conde Gastón IV del Bearn, gran Cruzado que luchó en Jesusalén y que no quería matar a los vencidos, como hicieron otros cruzados, En la Cruzada de Zaragoza, entregó las tierras que conquistó a una Orden Religiosa, para evitar, que la riqueza fuera beneficio de los ambiciosos y sus beneficios fueran a parar al pueblo. La Historia cuenta como fue muerto  por los moros y su cuerpo enterrado en el PILAR de Zaragoza.
Pero no fueron sólo las guerras las que hicieron humillante y cruel la vida de los ciudadanos, sino que esa vida humillante en la vida  social, que a unos les hacía pasar hambre y humillaciones en sus vidas. Estos discriminados fueron los cagotes
El libro,  escrito en francés de Serge Pacaud, que compré en Oloron, trata en uno de sus capítulos de “Les Cagots”. Vivía en el Bearn un pueblo de parias, a los que en el siglo XVI trataban como Cagots. Eran parte de un pueblo, que vivían como desterrados, vilipendiados. Se les consideraba como poseedores de un aliento fétido, con sus orejas sin el lóbulo,  que suelen poseer las orejas en su parte inferior. Dice el libro que “una parte del cementerio les estaba reservado, así como una parte de la iglesia, al lado de una pila de agua bendita”, No se les concedía permiso para practicar varios oficios, sino es algunos como excavadores de tierra, constructores de castillos, hospitales e incluso puentes.
Estación de tren de Bedous.

Castillo de Sibirana, del ayuntamiento de Uncastillo.

 Cuando por alrededor de 1900,tenían que ir los niños a la Escuela, a veces cantaban algunos niños considerados cagots: ¿ ”Est.-ce que tu est Cagot, est- ce que tu est cagot, ou est-ce que tu ne l´es pas?. Pero en aquellos tiempos era frecuente que los niños, repitieran,  con frecuencia esta canción: “A Bedous, le bon villaje,- A Bedous tous sont Cagots.-La  Cagot test de Sarrance.- La Cagot test de Bedous”. Pero  tardando en el tiempo, respondieron: ”Aunque nosotros somos Cagotes,-No nos da ningún cuidado,-Todos, vosotros y nosotros, Somos hijos del Padre Adán”
Pero pasando al Sur de la actual frontera franco.española, aparecen los hermanos de los Cagots, que son los Agotes. Los despreciados Cagotes son los “canis gothi” o  perros lobos.
Hemos visto como en  Bedous, por donde pasa el ferrocarril  canfranero, algunos niños provocan a los agotes y éstos, contestan diciendo: somos los hijos de Adán. Yo tengo un amigo que lleva en sus venas sangre goda y se llama Godé y ha conservado su pelo de un rubio rojizo, hasta que le salieron las canas.
La Historia nos ha enseñado las luchas, las invasiones, las guerras y las muertes que se han cometido en el mundo, pero en nuestra tierra no se nos ha hablado con claridad de la esclavitud a que se han sometido otros hombres, a los que se les condenaba a haer trabajos despreciados por los demás.En el Bearn , hemos visto como eran despreciados los cagots y en nuestra tierra , al Sur de los Pirineos, los Agotes.
Uno de los oficios despreciados y trabajados por los Agotes fue el de la construcción.Uno se pone a leer la historia del Castillo en el Término Municipal de Uncastillo , en Zaragoza y se admira de su belleza, de su arquitectura, de su proximidad a la ermita de Santa Quiteria, de su situación elevada que hace difícil la entrada en el castillo, pero no se encuentra casi ninguna noticia sobre los obreros agotes que edificaron tal obra.En este mundo no damos los hombres alguna alabanza a otros , que pasaron a tiempos pasados e incluso ahora, no se da la igualdad de derechos a todos los seres humanos.   
Hemos relatado como los bearneses, entre los que andaban mis antepasado,bajaban dede Francia hasta Valencia, yo creo que ahora, si acabamos el Ferrocarril por Canfranc, podrán los valencianos, muchos de los cuales descienden de los bearneses, podrán exportar sus naranjas a  Francia por el camino que utilizó el Gastón IV, para subir y bajar, pero más cómodo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario