jueves, 6 de febrero de 2014

El Doctor Don Luis Chiva y el Padre “Jesús”



El Doctor Don Luis Chiva, el domingo cinco de Septiembre de este año de dos mil diez, me escribió, sobre el “Padre Jesús”,  lo siguiente: “La fotografía del sacerdote fusilado en Siétamo es para mí una verdadera intriga y en internet se pueden encontrar muchas referencias que hacen pensar que se trata del Sacerdote Martín Martínez Pascual”. No creo que conociendo sólo un poco el martirio del Beato Martín Martínez Pascual y comparándolo con el del “Padre Jesús”,  como yo le llamo, se concluya que  son ambos la misma persona. En su martirio el Beato Martín Pascual iba rodeado de milicianos con otros seis sacerdotes. Los hicieron subir en un camión y marchó en dirección al cementerio de Alcañiz, donde fueron fusilados. Alcañiz está situado a unos ciento cuarenta kilómetros de Siétamo y el mártir sacrificado en este pueblo, murió sólo. Se conoce el lugar, muy aproximado, de su fusilamiento Y parece ser que su lugar de enterramiento está allí mismo, sin seguridad.
Sigue dando su opinión, que es la siguiente:”Existen algunas contradicciones entre esta referencia como que no fue fusilado en Siétamo sino en Alcañiz; yo he visto una fotografía del sacerdote de Valdealgorfa y no los veo parecidos. Mira a ver si tu puedes ayudar a deshacer este enigma”.
Tengo escritos varios artículos sobre el padre “Jesús”,  pero no se aclara su identificación. En escritos del Ordenador, también pone datos sobre su persona,  pero no datos sobre su identidad. Por ejemplo lo siguiente: “La fotografía-de la agencia EFE- refleja el rostro de un sacerdote español, capturado por milicianos republicanos, instantes antes de ser fusilado en el mes de Agosto del año 1936”. “El autor de la instantánea es el fotógrafo alemán Hans Gutmann, que posteriormente se nacionalizó español y cambió su nombre por el de Juan Guzmán”.
“El sacerdote de la imagen, según informa hoy el semanal Alfa y Omega, sería el beato Martín Martínez Pascual presbítero y mártir, miembro de la Sociedad de Sacerdotes Operarios Diocesanos, que recibió en la misma persecución y en el mismo día 18 de Agosto de 1936, la corona de la gloria, según datos de Santopedia, en la localidad de Alcañiz (Teruel) aunque el fotógrafo sitúa el lugar del fusilamiento en la localidad de Siétamo (Huesca),distante unos ciento cuarenta kilómetros de Alcañiz, diferencia que puede deberse al lugar de la sepultura o del Registro civil”.
Apareció en un libro la fotografía que representa a una figura de un hombre, que  “sin duda que la enorme fuerza de la mirada del sacerdote a las puertas del cielo debió desconcertar a sus verdugos que esperarían de su víctima una actitud menos digna con la de tranquilizar sus conciencias adoctrinadas por los que ahora son llamados en colosal sarcasmo, ¨ luchadores por la libertad y la democracia¨. No se sabe el nombre ni se conoce si era un sacerdote secular o si pertenecía a una Orden Religiosa, pero su fotografía la guardan muchos que la pudieron adquirir. Por ejemplo, ”la fotografía la tenía en su despacho el Decano de la Facultad de Teología de San Dámaso, Pablo Domínguez, recientemente fallecido(2010) en accidente de montaña. Según informa Alfa y Omega, preguntado éste por la fotografía afirmó: ¨ La conseguí en Moscú, en un congreso. Me gustó y, al leer las frases del recuadro, me interesé mucho más. Es la fotografía-lo explicaba brillándole los ojos, se sentía emocionado y con ganas de imitarle; parecía que hablaba de sí—de un sacerdote español, el Beato Martín Martínez, operario diocesano, natural de Valdealgorfa (Teruel), diócesis de Zaragoza. Se la tomó un fotógrafo ruso-hoy sabemos que es alemán-que estaba entre los republicanos, durante la guerra civil española. Fijaos bien en su mirada firme, los brazos en jarras, seguro y valiente…Se la tomaron unos segundos antes de fusilarlo”.
A mí me han afirmado que en la foto del Decano de Teología, ponía el nombre de Martín Martínez con un interrogante.

Mando una fotografía de ambos mártires y se ve claramente que no era la misma persona. Un sacerdote, Decano de Teología, que vivía y trabajaba en Madrid, murió por accidente en la provincia de Huesca, no hace muchos meses (estamos en el año 2010) y tenía una fotografía que le habían dado en Moscú, y que con un interrogante identificaba al Padre Martín Martínez con el “ Padre Jesús”. Salió la noticia en un extraordinario de ABC el Alfa y Omega que publicaba los Jueves. De allí vino una enorme confusión. Tanto es así que se publicó una fotografía del Padre ”Jesús”, identificándola con el Beato Martín Martínez Pascual, en Valdealgorfa de Teruel el día 18 de Agosto de 1936.
He dicho que se ve claramente en las dos fotos que mando, que el Padre Jesús poseía una cabeza triangular con una amplia frente, bajando los dos lados de sus caras para casi coincidir en punta en su barbilla .Su cabeza está llena de un pelo rebosante, que parece ser de color claro y el rostro del Beato Martín Martínez es como un paralelogramo, de pelo negro y con su barbilla más amplia que la puntiaguda del “Padre Jesús”. En la fotografía que conocí en un libro, se ve al Norte la Sierra de Guara y el campo donde fue fusilado está espeso de plantas de anís. En la parte Sur parece hallarse un enterramiento, pero no se pueden intentar sacar restos para comprobar el ADN, porque no se conoce a su familia.
Han sido muy pocos los que han venido a ver el lugar del sacrificio del Padre Jesús, pero el primero que lo hizo, que fue mi gran amigo Rafael Gonzalo,  que vive en la localidad de Javea (Alicante), se esforzó totalmente para aclarar el nombre de esta mártir y habló en Huesca con el Canónigo Decano de la Catedral, escritor de un libro de sacerdotes mártires de la Diócesis de Huesca. No obtuvo ningún resultado. Estuvo, según me afirmó en la Diócesis de Lérida, donde tampoco sacó nada. Más tarde consultó en la Archidiócesis de Barcelona con el mismo resultado.

Yo,  de vez en cuando voy a recordar al “ Padre Jesús” y me fijo en la Sierra de Guara, que es la que corona la fotografía, que salió en el Libro, ,que ahora no encuentro. Hay una pequeña colina y pienso si no sería el lugar adecuado para construir sobre él,  una ermita que nos uniera a todos los que sufrimos a consecuencia de la Guerra Civil. Allí volvería la Paz entre todos los hombres.

1 comentario:

  1. Referirme a "Padre Jesús" , es como hablar de mi amigo , desde que ví su fotografía en un libro de Fotografías Inéditas de la Guerra Civil Española , me ha acompañado siempre , me ha dado fuerza en momentos muy duros de mi vida , me está dando esperanza para poder continuar como yo quiero el camino que me quede por recorrer y por encima de toda me dá una gran serenidad para afrontar el momento en que Dios me llame , y poder decir con fuerza " Viva Cristo Rey".
    Ignacio nos relata , con una gran maestría , el sarirficio de éste Mártir , me consta que son muchísimas las personas que tienen la misma veneración y admiración que Ignacio y yo , sentimos por nuestro "Padre Jesús".
    Sobran las palabras ante su MIRADA.
    Un fuerte abrazo amigo Ignacio.

    ResponderEliminar