miércoles, 28 de mayo de 2014

San Martín de la Val de Onsera


San Martin de la Val de Onsera.

Monasterio de San Martín de la Val de Onsera, llamamos a esa pequeña y rústica ermita, que se encuentra en el término de Loporzano, cerca de San Julián. En mil ciento diez, fue Monasterio masculino, dependiente del Monasterio  de Montearagón, hasta que a mediados del siglo XII fue atendido por monjas hasta el año de 1572,que fue abandonado y se ocupó de él un ermitaño. En 1640 fue se hicieron obras de conservación, hasta que en el año de 1936 fue saqueado durante la Guerra Civil. Pero a pesar de esos hechos, no se ha agotado, la devoción del pueblo a este San Martín y a San Urbez, que fue el protector de las lluvias.  
En Aragón se inició  la transformación del ascetismo y del  eremitismo,  en la vida hacia los monasterios. Los eremitas y los ascetas vivían solos en cuevas y oraban y alababan a Dios,  pero los monasterios elevaban una iglesia, en la que celebraban el culto comunitario y a su alrededor, se elevaban celdas, donde se acomodaban los monjes. Los monasterios comenzaron a fundarse en el Alto Aragón, durante la época visigótica, de la cual es difícil encontrar escritos,  de aquellos  tiempos tan lejanos de su fundación. Se sabe que  existieron  el  monasterio de Santa María de Alaón en Ribagorza, el de San Cucufate en el Sobarbe y San Pedro de Séptimo cerca de Nueno. De esta época visigótica, procede el monasterio de San Martín de la Valdonsera, que está como oculto en la misma Sierra de Guara, cerca del pueblo de San Julián y en el Ayuntamiento de Loporzano.  Está cerca  de una zona casi llana en el Somontano de Huesca, pero acogido por las entrañas de la Sierra.  ¿Por qué se refugió tanto en la misma Montaña ¿, sencillamente por huir de los moros ,que ocupaban casi toda España.
¿Fue fundada la ermita en el siglo VIII o era  ya entonces, el  monasterio, al que acudió  San Urbez de Nocito, del que dicen que estuvo el santo pastor,  como monje y fue ordenado sacerdote?. El texto completo de Dialnet,  escribe:  ”cada vez estaba más claro que la matriz fue SAN MARTÍN DE LA  VALDONSERA”, pero el pastor- monje San Urbez se acogió por el año de 750, en las entrañas de la Sierra, donde todos coinciden en que en San Martín de la Valdonsera,  habitó como monje- pastor y fue ordenado sacerdote. Parece que la vida de San Urbez, se redujo los últimos años de su vida, a los Pirineos y a la Sierra de Guara, pero por las orillas del río Guatizalema, tienen la tradición en el pueblo de Ola, de que el santo estuvo pastoreando, durmiendo en una losa pétrea, que se conserva en casa Otal de Ola. Viniendo de San Martín de la Valdonsera, donde hay una cascada de agua y una fuente dentro de la iglesia, no pudo menos que lanzar su vara en el Saso, que se clavó en tierra e hizo que brotara agua. Esta agua llegó a suministrar al campo de aviación de Monflorite. ¿Fue tal vez por el año de 750, al llegar San Urbez a San Martín de la Valdonsera, cuando se elevó el eremitorio a la categoría de Monasterio, donde fue consagrado como sacerdote?. Pero queda la duda de si coincidió en el mismo lugar San Martín de la Valdonsera y San Martín de Asán. Pero algunos piensan que la fundación del Monasterio de San Martín de la Valdonsera, es más anterior al siglo VIII, en que se incorporó San Urbez en él,  pues en Aragón en el siglo VI, tuvo lugar la evolución del ascetismo o eremitismo  al  monacato.  
El Abad San Victorián, que gobernaba el Monasterio de Asán, fue autor de la regla monástica. Este Monasterio del que no se conoce exactamente donde estaba situado, aunque dicen que cerca de Montearagón;  lo fundaron entre los años 507 y 511. A su situación se refiere el cronista árabe (1003-1085) Al-Udri, diciendo  que el Yabal  Aragún, es decir Montearagón “era un monte célebre entre los cristianos”.  A mediados del siglo X, los monjes de San Victorián, dejaron el Monasterio, para refugiarse en el Sobrarbe,  al lado mismo del Condado de Ribagorza. Se llevaron el cuerpo de San Victorián, que en lengua aragonesa se convierte en Beturián,  y al lado del Castillo de San Martín, levantaron una iglesia, que fue el centro del Monasterio del si¡glo XI, que dio origen al Monasterio Benedictino de San Victorián de Sobrarbe. Fue su fundador el Abad Asán.   Dicen que   el patrono San Martín de los monjes  de la Valdonsera, fue el mismo San Martín, es decir el mismo patrón San Miguel, de los monjes  de San Martín de Asán. El cronista árabe dice que el monasterio de San Martín de Asán, estaba cerca de Montearagón y cerca del río Flumen y San Martín de la Valdonsera, cuya fuente dentro de la iglesia y la cascada en el exterior, desembocan por el barranco en el río Flumen. Este Monasterio de San Victorián, fueron con San Juan de la Peña, los dos más importantes de Aragón.
San Martín de la Val Donsera, a partir del siglo V, debió ser un lugar donde los anacoretas y eremitas alababan al Señor, o tal vez fue donde se encontraba el Monasterio de San Martín de Asán. El Monasterio de Nocito parece ser,  que  al establecerse enclaves militares francos en Aragón, fomentó  la causas de la restauración del Monasterio de Asán en Peña Montañesa, y de la fundación de los monasterios de Matidero (Sobrarbe), San Matín de Ciella( Ansó), que fue dirigido por un capellán de la Corte Carolingia, y San Pedro de Siresa (Val de Echo) y  se adaptaron  a la dieta sinodal de Aquisgrán. Carlomagno estuvo en las puertas de la ciudad mora de Zaragoza y tuvo influencia en todo el Pirineo de Navarra, de Aragón y de Cataluña.
Hemos considerado el paso de los eremitas o anacoretas a los monacatos y San Urbez, que vino de Francia y parece ser que vivió este cambio,  porque en la Montaña vivía como un eremita, en soledad con el ganado que cuidaba, pero que fue pasando al Monacato, cuando entró en el Monasterio de San Martín de la Val de Onsera. Allí dicen que fue ordenado sacerdote y algunos dicen que dependió de San Martín  unos cuarenta años. No parece una cifra exagerada, porque vivió cien años. ¿Se puede pensar en que el Monasterio de San Martín fue antes el de San Victorián de Asán?. Por un lado parece ridículo que un lugar tan solitario y tan apartado, tuviera tal actividad de fundar órdenes religiosas, pero está escrito que “La Ermita de San Martín de la Val d´Onsera, fue un importante monasterio de la Alta Edad Media,  que gestionaba la vida de otros monasterios ubicados en la zona como San Ginés de Isarre, actualmente en el monte de Santolaria, San Pedro de Antefuenzo, San Urbez de Nocito y San Cosme y San Damián”.
Es un medio geográfico el de San Martín de la Valdonsera, que impresiona el ánimo a quien lo visita y cuando va uno a la ermita de Albella, contempla como San Urbez está amansando un oso, como los que vivían en San Martín de la Valdonsera o Valle de los osos.
San Urbez es el patrono de las aguas en el Norte de Aragón, a cuya ayuda han recurrido siempre los altoaragoneses y también es protector de la fecundidad  y acudían a él, entre otros , el Rey de Aragón Pedro IV, que le pedía San Urbez que su tercera esposa Doña Leonor, tuviera descendencia,  como así ocurrió. También acudieron Don Alonso Felipe de Gurrea y Aragón, conde de Ribagorza y su tercera mujer, cruzando descalzos la Valdonsera en 1524, para tener descendencia. Siempre han acudido a esta gloriosa , pero humilde ermita , los fieles a dar gracias y a pedir beneficios, como se puede comprobar, con los pueblos cercanos, que celebran anualmente la ROMERÍA A SAN  MARTÍN, el último domingo de Mayo.
Dominaba San Urbez la Naturaleza, haciendo que cayeran las aguas de la lluvia. Los vecinos de los valles por él recorridos, lo veneraban con tanta devoción que tenía que marcharse a otros valles,  más al Sur. El pueblo recuerda aquella ocasión en que habiéndose llevado el río , un puente, hizo pasar al ganado sobre su cayado. San Francisco de Asís amó mucho a los animales y San Urbez amaba a los animales salvajes, a los que bendecía. También sanaba a los animales enfermos y retiraba la nieve para que sus vecinos pudieran retornar al pueblo. Murió a los cien años de edad, rezando de rodillas en el suelo y su cuerpo se conservó incorrupto,  hasta el año de 1936, en que fue abrasado.
A última hora dicen que volvió a morir a Nocito, donde fue abrasado en año de 1936.La  Cofradía de San Urbez tiene un especial unión entre el antiguo cenobio de Nocito y la iglesia de San Pedro de Huesca, donde el santo tiene a sus queridos santos Justo y Pastor, a sus pies.
Es San Urbez un santo que cada día alcanza más amor y respeto entre los altoaragoneses, pues ha recorrido estos años alrededor de unos ciento cincuenta kilómetros, desde Añisclo, hasta Huesca, pasando por Yerba, Vió, por  la ermita de Albella, por el santuario de Nocito , para llegar a la capilla de San Urbez , acompañado por sus amados Santos Justo y Pastor. El punto donde se le guarda gran devoción se encuentra en plenos Monegros en La Almolda.
Teresa Ramón, oscense, que vive en Barcelona, escribió el diecisiete de Abril de 1984, un Romance, que en uno de sus pasajes , dice así: ”Los monjes de San Martín-en Urbicio se miraban- y con Urbez, como monje, el monasterio ganaba-montes y valles vivían-al amor de sus palabras- las fieras le obedecían- y los hombres le admiraban.-Con insinuantes canciones-el Airal le reclamaba- y le ofrecía el cobijo-en su desértica entrada,- gentes buenas de Nocito- bebían sus enseñanzas; -gentes buenas de Nocito-tejían una mortaja-para envolver el ocaso-de la estrella centenaria.-Los santos Justo y Pastor- a San Urbez daban guardia”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario