viernes, 25 de julio de 2014

LAS CARDELINAS O JILGUEROS



Como todo el mundo ,tengo mis ocupaciones y mis preocupaciones, que son culpables de que no me fije en aspectos de la vida,que por su belleza la hacen más agradable. Llevo algunos días pendiente de un nido de jilgueros y pasando miedo por el fracaso de un acontecimiento tan sencillo y aparentemente tan intrascendente como es la cría de algunos pajarillos.
¨Estaré chalado por preocuparme de tan poca cosa, teniendo planteados tantos problemas?.Pienso que no puedo ser un Quijote exclusivamente preocupado por las cardelinas ,ni un Sancho Panza entregado absolutamente a los tráfagos y trabajos del vivir diario, debe haber tiempo para holgar pensando y observando y tiempo para trabajar, pero volvamos a la historia de las cardelinas.
Cuando era niño y allí  en Siétamo me juntaba con otros, trataba de sacarles donde había algún nido, que ellos conocían y trataban de mantenerlo secretamente; para ello les decía : me se un nido de cardelina!, con el fin de que ellos me revelaran sus conocimientos, para que yo les contara mi falso secreto .En seguida empezaba uno a decir: yo me se un nido de "gurrión", el otro seguía : y yo uno de aloda, continuaban todos revelando sus conocimientos hasta que el último afirmaba conocer un nido de "güitre". El estímulo mutuo nos llevaba a soñar mentiras y a decirlas.

Poco respeto teníamos a los nidos  y sin embargo abundaban los pájaros.En la vieja acacia de la fuente anidaban todos los años las cardelinas y el Señor Martín de Concha Ferrando, cuando las crietas ya eran volanderas, las metía en una jaula, que depositaba en la ventana de la Señora Marcelina ,que está  frente a dicha acacia y los padres les llevaban "o cibo" ,el cebo hasta que alcanzaban su desarrollo. Pero el Señor Martín debía tener cuidado porque las cardelinas mayores ,cuando ya tenían criados a sus hijos,al verlos prisioneros ,les daban algún alimento venenoso que los mataba, por lo que debía darlas o venderlas para evitar tal tragedia. ­Qué amor a la libertad tienen las cardelinas

No hay comentarios:

Publicar un comentario