martes, 3 de junio de 2014

Las nutrias



La nutria es un mamífero de la familia de los mustélidos, animal muy gracioso con su cabeza chata, orejas pequeñas, con sus patas cortas, así como su pelo al contrario que sus patas, que es más  largo. Su color es pardo, más o menos rojizo, más claro en su vientre y en la parte baja de su cuello. Hace su vida en las orillas de los ríos y se mantiene pescando peces y cazando ranas, ratas de agua e incluso aves acuáticas.
No es muy fácil contemplarlas porque durante el día están acomodadas en sus nidos, dotados de dos orificios, pudiendo decir que uno es de entrada y otro de salida y que están dentro del agua, al contrario que su casa, que consiste en un torreón elevado y revestido de yerbas y que se conserva siempre seco. Allí cuida a sus tres o cuatro crías, que  alumbra en Marzo o en Abril. Por la noche hace uso de su misión, de caza y pesca, solamente.
Su nombre es sonoro y en aragonés suena musicalmente en Ansó, Echo y Torla y en otros muchas zonas del Alto Aragón, donde a la nutria la llaman loira, aunque don Rafael Andolz la conocía por lutria.
Su piel es suave y es muy apreciada por los peleteros, lo que ha hecho que fuera muy perseguida y haya estado a punto de desaparecer.
Daba la impresión de que la nutria, en efecto, iba a desaparecer, pues en Zaragoza  desde hace unos veintitrés años ya no se veían nutrias por su comarca, al lado del Ebro y es que este animal es un símbolo de la calidad del medio ambiente en el que está llamado a vivir, abandonándolo si esta calidad se estropeaba. Técnicos  del  Medio Ambiente del Gobierno aragonés han hecho pública, con fecha uno de marzo del presente año de 2.003, la noticia de que  la nutria ha vuelto a estar presente en los Galachos de Alfranca de Pastriz, La Cartuja y El Burgo de Ebro, a pocos kilómetros del casco urbano de Zaragoza. Esta novedad se puede leer en el Diario del AltoAragón del día dos de Marzo de este año de 2.003.
Donde no se sabe si viven o no viven nutrias es en la parte alta del río  Guatizalema, cerca   del pantano de Vadiello, porque alguien dijo que había visto una nutria y a causa de eso, no dan el permiso para hacer la toma del agua a Siétamo, Ola, Alcalá del Obispo, Fañanás , Pueyo de Fañanás ,Argavieso, Novales , Sesa y al Campo de Aviación de Alcalá –Monflorite, cuyas tuberías están ya colocadas desde hace unos tres o cuatro años, sin producir los efectos sanitarios, económicos, de construcción y habitabilidad, en unos momentos en que se va a realizar la Autovía Lérida –Pamplona, que crearía en la zona industrias y desarrollaría, junto con el campo de Aviación de Alcalá-Monflorite un turismo, que favorecería las visitas a la Sierra de Guara, donde dicen que tal vez estén las nutrias. Estos bellos animales si no están en la zona, pueden llevarlos a la misma y en un lugar de tan puro medio ambiente, se reproducirían, como lo están haciendo en la mismísima Zaragoza.  
A las nutrias les reconocemos sus derechos a vivir y a gozar de nuestros ríos y los habitantes de las orillas del río Guatizalema, votamos porque repueblen sus orillas de nutrias, pero ya vale de cuento, pues los derechos humanos y más en este caso en que no se perjudica a los animales, son anteriores y superiores a los de las bellas e inocentes nutrias, que si tuvieran inteligencia votarían que sí al empalme del agua a los pueblos citados.

¿Se van a despoblar por las nutrias, unos hermosos y numerosos pueblos y se va a interrumpir el impulso de su capital oscense, en el turismo y en desarrollo de actividades propias del ser humano?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario